martes, 22 de marzo de 2016

25 consejos para alquilar y conducir una moto en el sudeste asiático

Playa de Marimegmeg / Las cabañas en El Nido - Palawan - Filipinas



Si bien esta serie de consejos son válidos para circular en cualquier parte del mundo, no dejan de estar enfocados a nuestra experiencia por el sudeste asiático. Si estás planeando conducir por América o África te vendrá bien hacer otra búsqueda enfocada a esas partes del mundo.
Información necesaria antes de viajar.
¿Qué licencia necesitas?
Antes de comenzar lo indispensable es saber si puedes conducir un ciclomotor, scooter, moped... en el país que visitas con la licencia de tu país. Esto puede cambiar de país en país, así como el nivel de  dicultad a la hora de circular. Para vehículos de menos de 50 c.c en la mayoría de destinos de servirá con el permiso de circulación de tu propio país y si todo va bien no tendrás que mostrárselo a nadie, además son muy habituales el alquiler de scooters automáticas de cilindrada ligeramente superior.
A veces uno de los fallos principales es creer que nuestro propio carnet o el mismo permiso de conducir internacional concede o amplía automáticamente la posibilidad de conducir vehículos que en nuestro propio país no podríamos. A esto hay que añadir las condiciones de la cobertura de tu seguro internacional (si has contratado alguno), una cosa es que en el país al que viajas no sea necesario ya que nadie te va a detener a preguntar si llevas permiso internacional y otra cosa es lo que pueda ocurrir en caso de accidente. En algunos países como Indonesia o Malasia mejor viaja con licencia internacional y evitarás problemas tanto a la hora de alquilar como con la policía. En Tailandia depende de la mala suerte que tengas. En Vietnam, no hay problema para circular con motocicletas inferiores a 50 cc pero por encima necesitarás un permiso local. En Sri Lanka además de licencia internacional tendrás que validar ésta en la capital una vez llegues para conducir motos de superiores a 50cc. Esa es la teoría.

Ninh Binh - Vietnam -
Comenzamos con los consejos
1 No dejes nunca el pasaporte como fianza
El primero es un consejo indispensable: no dejar nunca el pasaporte, bajo ninguna condición; ni como garantía, resguardo. Podrían utilizarlo para un posible chantaje posterior. Una copia del pasaporte o, incluso, documento nacional  en caso extremo servirá. Puede que te lleve más tiempo de lo previsto encontrar el lugar adecuado pero a la larga lo agradecerás.


2 El seguro
Comprueba que la motocicleta esté asegurada y ten claro antes de partir cuál es la cobertura del seguro. Lo que  parece lógico (que la moto esté asegurada) no siempre tiene porqué ser así. Alquilar motos en "homestays" o particulares puede aumentar este riesgo. En ciertos lugares, como India, es muy corriente que circulen vehículos sin seguro, no sólo motocicletas.
De todas maneras no debe de cundir el pánico, lo fundamental es extremar la precaución pero siempre hay que prevenir. En algunos lugares, como Tailandia, es posible contratar un seguro adicional por un coste adicional aproximado de 1€ al día.


3 Revisa bien la moto
Revisa concienzudamente los arañazos y golpes de la moto antes de partir. No olvides la parte inferior de la moto, a veces puede estar en malas condiciones y seriamente dañada provocando una avería durante el trayecto. Toma  unas cuantas fotografías.


4. Prueba la moto
Haz una breve conducción de prueba; asegúrate de que funcionan bien las luces, el estado y la presión de los neumáticos es el adecuado, frenos, cierre automático con bloqueo y  la bocina.


5 Documentación
Revisa la documentación de la moto y no olvides llevar información de contacto. En caso de tener mala suerte la multa no irá para el propietario sino para ti. Pueden multarte incluso por no tener las tasas pagadas. Aún así, insistimos en que hemos conducido muchas horas por muchos países y nunca nos han parado.


6 El Casco
¡Usa el casco! sería el consejo básico. ¿Cómo no? ¿Estaba claro verdad? Pues parece que no todo el mundo lo tiene igual de claro. No sé por qué extraña razón muchísimos occidentales conducen por Asia sin casco, ¡algunos incluso con niños pequeños! Todos sabemo que el uso del casco es seguridad y salud no un caprichoso castigo de nuestros gobiernos del cuál podamos librarnos una vez estamos fuera de nuestros países. Realmente me quedo perplejo en muchas ocasiones. Asegúrate de que te viene bien y si es necesario, cambia de tienda. Te recomiendo un casco con visera, si el calor es excesivo te hará un viaje más fresco, te ayudará a conducir con lluvia y te librará de los mosquitos nocturnos.


7 El asiento
Si vais a ir dos personas en la moto, asegúrate que la parte del asiento destinada al acompañante es cómoda, muchas motos se vuelven realmente incómodas tras media hora de circulación y, en caso de realizar largos desplazamientos, pueden convertirse en una pesadilla. Los peores asientos, los partidos (con dos alturas), estrechos e inclinados. Si vas a hacer un viaje largo puedes buscar tiendas que alquilen motos con portaequipajes.
8 Tu información de contacto
Lleva memorizado un alojamiento distinto al real para salir del paso cuando te pregunten en el establecimiento.


9 Alquiler de medio día
Es una opción que no siempre se tienen en cuenta. Algunos establecimientos ofrecen la posibilidad de alquilar la moto medio día o algunas horas con una reducción de precio. Normalmente a partir de las doce del mediodía suele contar como mediodía. Hemos encontrado de todo: empresas que te hacen justo la mitad del precio, otras que descuentan un cuarto de la tarifa y alguna que no aceptan reducción. Esto lo hemos encontrado especialmente en Vietnam.


10 La meteorología influye
Comprueba la previsión meteorológica. Si no vas a cambiar de ciudad y piensas alquilar varios días para hacer excursiones ida y vuelta, es muy conveniente renovar el alquiler día a día, por si algún día queda muy pasado por agua y te apetece dedicarlo a otra cosa que no sea mojarte en la moto.


11 Las reglas sociales de conducción
Sé observador y adáptate a cada destino. Cada país tiene sus cositas, por ejemplo en Vietnam ni las motocicletas que lleguen a una intersección ni las que accedan a la rotonda se van a detener (poner el pie en el suelo es casi pecado) sino que ralentizan su velocidad al máximo de lo necesario para poder pasar todos armónicamente. Puede resultar increíble pero en Vietnam las rotondas realmente fluyen sin cesar.  En el polo opuesto se encuentra Indonesia donde es tal el número de ciclomotores que circulan que a veces el tráfico se detiene inexorablemente al llegar a una intersección y vuelve a fluir cuando unos pocos consiguen abrir camino y le siguen decenas de motos obligando a detenerse a los vehículos que circulaban previamente por esa vía.


Ten siempre presente que en la mayoría de los países del sudeste asiático cada uno se ocupa de lo que tiene delante, podríamos llamarlo “campo de visión orejeras de burro”. Esto es muy importante ya que en la práctica se traduce con una conducción más “social” de manera que si cada uno cuida de no estamparse con lo que tenga delante no habrá ningún problema. La velocidad juega un papel determinante en este aspecto.   


12 El retrovisor. Tu gran amigo
Con todo lo dicho hasta aquí es fácil de entender que en muchos lugares el retrovisor no existe (en India muchos coches directamente ni lo portan) o no se usa (la mayoría de las motocicletas lo llevan, sí, pero no encontrarás muchos bien colocados.  Aún así, comprueba el estado del retrovisor antes de salir y, si tu moto no lo lleva, pide uno. Asegúrate que no tiene holgura y “baila” o será inútil.


13 La bocina
El mejor retrovisor es la bocina del que viene detrás, recuérdalo para dar uso a la tuya adaptándote al entorno. Esto quiere decir que ni te pases ni te quedes corto. La cosa cambia mucho según los países: en India prácticamente hay que llevar un dedo pegado en el interruptor mientra que en Vietnam ya tiene que estar la cosa regular para darle uso... No te muevas ni un milímetro cuando escuches la bocina a tus espaldas. En Asia un toque de bocina corto significa “voy”. Voy a adelantarte, quédate donde estás”. Y no olvides que en Asia “manda” el que tenga la bocina más ruidosa. Utiliza el timbre únicamente para avisar de que vas a adelantar, preferentemente cuando sospeches que el vehículo de delante de señales de realizar alguna maniobra extraña.


17 Conduce despacio
Lo ideal es ajustar la velocidad al medio, ni más lento, ni más rápido. Es un consejo básico y suena muy evidente pero pasados las primeros minutos de respeto y rodeados de vehículos que suelen viajar a nuestro alrededor más lento de lo habitual, poco a poco nuestro gen de piloto de moto GP va saliendo a flote. Húndelo. Muy despacio significa no ir por encima de 40 km/h especialmente cuando haya otros vehículos alrededor (y créeme que en algunos sitios esto significa siempre) o cuando el asfalto sea cualquier cosa menos firme. Aún así nos hemos encontrado buenos tramos de carretera sin apenas tráfico donde hemos podido mantener una media de 60 km/h en países como Laos o Myanmar.


Reduce la velocidad considerablemente siempre que algún vehículo de cuatro ruedas se dirija en sentido contrario. Esta regla también vale cuando vayas a rebasar a  dos motos que circulen en paralelo.


18 Robos
Además de dejar siempre bloqueado el manillar (no todas las motos tienen esta opción) y pedir un candado extra, lleva tu propio candado. Lo más práctico son los pequeños candados  diseñados para freno de disco, no te ocupará mucho espacio en tu equipaje. Puedes encontrar por internet por un precio inferior a 20€.


19 Cruces
Cuando un vehículo a motor, bicicleta o peatón se cruce perpendicularmente en tu camino intenta, en la media de lo posible, esquivarlo por su espalda, y no por delante, de manera que ambos podáis seguir avanzando. En caso de que te suponga una maniobra brusca continúa en tu dirección.


En Vietnam, Las motocicletas que lleguen a una intersección y vayan a seguir en la misma dirección que llevas tú utilizarán el camino más pegado a la acera para acceder, así que ladéate unos centímetros y deja paso ya que no se van a detener. Recuerda, no es que no quieran molestarse en mirar hacia los lados para ver si viene alguien, es que confían en que el resto de usuarios de la vía cederán ese espacio para que accedan. Excepción a esto están los toques prolongados de bocina o bien cortos y repetidos, en ese caso, echa un vistazo a ver que ocurre y busca el arcén o un sitio seguro.


20. La contaminación
Copia el estilo asiático y utiliza una máscara para protegerte de los humos; en algunos lugares de Vietnam la gente incluso las utiliza a pie, dentro de los transportes públicos o en cualquier espacio público.  En Camboya no sólo son los gases sino la suciedad que se desprende de las viejas motocicletas. Echa un vistazo al final del día al bronceado que has cogido por la calle para imaginarte el efecto que puede provocar en tus pulmones.
No vamos a animarte a que utilices también una chaqueta porque podría ser inhumano pero ¡no olvides la protección solar!


21 El repostaje
Llenar el depósito de tu motocicleta en ciertos lugares significa estar expuesto a pagar más de la cuenta. Intenta utilizar siempre gasolineras y no puestos callejeros. Una vez en las gasolineras, utiliza el mismo combustible que el resto de usuarios, no el más caro y comprueba que el contador está a cero y que no parte del cliente anterior.


22 En caso de avería
Repara por tu cuenta. Todos deseamos no tener ningún infortunio con la moto y, en caso de sufrir algún “susto” que los daños personales y materiales sean nulos pero si, desgraciadamente, te ves en una situación donde la motocicleta ha sufrido un desperfecto visible y notorio intenta reparar por tu cuenta, informándote previamente en varios talleres y tomando una idea aproximada del coste que puede tener la reparación, recuerda que en Asia todo el mundo tiene una moto así que no te dudes en preguntar a la gente de la calle. En la mayoría de las tiendas de alquiler, especialmente en Tailandia, te avisarán de que esto está prohibido, evidentemente, pretenden cobrarte después varias veces la suma total. En otros lugares países como Vietnam o Filipinas es muy probable que si el desperfecto es mínimo no le hagan ni caso.


25 ¿Dejaste  el pasaporte y tienes problemas?
Has cometido el error número uno. Esperamos que nunca, nunca tengas que recurrir a este último consejo, pero todos los días ocurre algún caso (normalmente en Tailandia) de algún turista que ha dejado el pasaporte como fianza y al volver intentan atribuirle arañazos o golpes a la moto que ya tenía. Existe el riesgo de sufrir una caída o tener un accidente, como dijimos anteriormente, si puedes reparar la avería por tu cuenta, mucho mejor, en caso contrario, si tienes suerte, la tienda te propondrá un precio justo que conviene pagar. En caso de que entiendas que están intentando estafarte con una cantidad desmesurada, la última opción sería dejar el pasaporte allí, decir que vas a sacar dinero y solicitar un salvoconducto en la embajada (en el caso de que te quede de camino). Como hemos dicho, no es el mejor consejo, ni deseamos que te veas nunca en esa necesidad, pero puede ser una última solución. Nosotros nunca, nunca, hemos dejado el pasaporte en ningún lugar y nunca, nunca nos hemos quedado sin alquilar moto.


Recuerda
Como siempre, ten en cuenta que  estos consejos son muy generales y algunos detalles pueden cambiar en los distintos países.

Ante todo sé tolerante y recuerda que, al igual que hay malos conductores de coches y motos en occidente también hay mediocres conductores de motos en esta parte del mundo, conduce con atención y estando siempre en alerta.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

También puedes escribir directamente a alfonsoaguilas@hotmail.com