Los 10 pueblos más bonitos de La Bretaña


Estos son algunos de los pueblos imprescindibles en una ruta por la región de La Bretaña francesa. Hemos seleccionado los diez que más nos gustaron y más abajo comentamos también algunos otros que visitamos pero no nos parecieron tan interesantes. ¿Has visitado La Bretaña? ¿Cuáles son tus favoritos?

1 DINAN

El centro medieval de Dinan, rodeado por 3 kms de muralla,  nos traslada a unos cuantos siglos atrás. Es fácil imaginar la vida ajetreada de sus vecinos y comerciantes arriba y abajo de la  Rue de Petit Fort, que conecta  el casco histórico con el puerto. La Place des Merciers y la rue de Jerzual son algunos de sus lugares más destacados pero cualquier calle de Dinan posee su propio encanto su casco antiguo nos retrotrae a aquella ciudad  que floreció en el S.XIII gracias al intercambio comercial con Flandes e Inglaterra y que se consolidó siglos después, durante los siglos XVI Y XVIII cuando vivió su época dorada y se construyeron la mayoría de viviendas de madera que aún hoy permanecen en pie.
Tiempo de visita: 2-3 horas



2 QUIMPER


Quimper que en la lengua Bretona significa “la confluencia de los dos ríos”,  es una de las localidades más relevantes de la ruta. Sin duda, la catedral de St. Corentin es el edificio más emblemático de la ciudad de los tejados de pizarra. Todas las calles empedradas de sus alrededores son de interés con, especialmente: Rue Saint François y Rue Kereon (la calle de los zapateros).
Hay muchos lugares en la bretaña donde merece la pena degustar su comida para llevar, la plaza de abastos (Les Halles) de Quimper es uno de ellos.  Si viajas en invierno esta es una de las ciudades que añaden un toque especial ya que se celebran distintas varias actividades entre las que destacan  los Échappées de Noël (una mezcla entre pasacalles y actuaciones callejeras). Además, desde el 14 de diciembre hasta el 6 de enero se puede presenciar un espectáculo de iluminación de la catedral todas las noches.
Tiempo de visita: 2-3 horas




3 VITRÉ 

Impresionante ciudad fortificada, conservada con logro, contiene una gran cantidad de pintorescas viviendas que le dan un  El castillo, situado estratégicamente sobre una roca, es uno de los las principales fortalezas que defendían los límites de la Bretaña desde el S.XIII. Además de la fortaleza, otro edificio relevante es la iglesia gótica de Notre-Dame. No hay que perderse tampoco la peatonal Rue d’en Bas y las vistas del castillo desde la parte final de ésta, en la Plade Saint Yves.  
Tiempo de visita: <2 horas




4 LOCRONAN

Locronan es totalmente diferente al resto de pueblos que te vas a encontrar por el sur de la Bretaña, de dimensiones reducidas, pero muy fotogénico, tanto que parece haber sido construido como decorado de cine.  Nada más llegar, la calle principal, con la iglesia de St-Ronan al fondo, ya nos da una idea de lo que nos vamos a encontrar.
Tiempo de visita: 1-2 horas





5 AURAY Y ST. GOUSTAN

El pequeño puerto de Saint Goustan queda junto al río, como se ve en la imagen superior, un par de iglesias y calles son sus atractivos principales. En su puerto una placa nos recuerda que aquí llegó Benjamin Franklin tras navegar todo el Atlántico. Si la visita portuaria se hace con una relativa celeridad, la parte alta de la villa nos llevará algo más de tiempo; llegaremos ascendiendo por La rue de Château que conecta Auray y Saint Goustan. Boulangerie H. R. Robino. Auray no es excesivamente grande pero tiene varias calles y plazas pintorescas. Además, todos los lunes se puede disfrutar del mercado local en el centro de la localidad, en su defecto, un buen lugar para comprar algo de picoteo es su plaza de abastos, edificio que ha sido derribado y reconstruido en varias ocasiones. 

Tiempo de visita: <3horas




6  PONT-AVEN

Mucho antes de que llegaran los turistas aquí se asentó una buena comunidad de artistas, sobre la ría. Pont-Aven es un gran museo al aire libre donde las galerías de arte  y sus escaparates exponen algunas de sus obras.  A primera vista Pont Aven es únicamente una pequeña calle junto al curso del río sin embargo la visita no se hace tan rápida, ya que al estar ubicada junto a un meandro, la extensión del pueblo es mayor de lo que parece a priori. Desde la oficina de turismo local proponen tres itinerarios de interés.  

Tiempo de visita: <2 horas



7 FOUGÈRES

EL pueblo de Fougères está construido en distintas alturas con la ciudad vieja a los pies del castillo y la ciudad nueva en la parte alta. El castillo de Fougères, construido entre los siglos XII y XV es de los más bonitos de la ruta. Jardines, vistas del castillo.
Tiempo de visita: <2 horas (sin entrar al castillo)



8 VANNES


Vannes es el municipio más grande de la zona y ofrece numerosos puntos de interés. Vannes no sólo es el municipio más importante del sur de la Bretaña sino también su capital gastronómica, al menos, en cuanto a sus galettes, mariscos y ostras. Dos tercios de su muralla aún permanecen en pie, destacando especialmente  la parte que queda junto al jardín de la Prefectura.
Hay algo que nos llamó mucho la atención en la catedral de St-Pierre, más allá de saber que aquí está enterrado el valenciano San Vicente de Ferrer, sus gigantescos cuadros.
Tiempo de visita: <3 horas





9 ROCHEFORT EN TERRE

Rochefort en Terre fue nombrado el pueblo más bonito de Francia en 2018, tal vez ese fuera el motivo principal por el que nos encontramos más turistas aquí que en ningún otro lugar de la ruta (obviando Mont Sanit Michel). Sin duda es el pueblo más bonito de la comarca pero no nos parece que tenga meritos para ser considerado el más bello del país, ni siquiera de la región de La Bretaña. Se halla situado en un paraje elevado, con el encanto añadido que le da la bruma que parece fabricarse de manera permanente en los alrededores. 
Una calle principal  con algunas ramificaciones es el eje de la visita. En un lado de la calle se encuentra un pequeño promontorio donde se asienta una antigua capilla. Desde aquí se pueden disfrutar de unas vistas de los tejados  de pizarra  y de la campiña que circundante.

Tiempo de visita: 1-2 horas


10 RENNES

Rennes es la capital de la provincia, no podríamos contarlo como pueblo, pero es de visita obligada. El centro histórico es lo suficientemente grande como para dedicarle una mañana, si además, llegas un sábado, puedes darte una vuelta por su vibrante mercado en la Place des Lices. A un lado la inmensa catedral de Saint Pierre, al otro los jardines de Saint Georges. Enmedio, la Place de la Mairie, con su teatro y el Hotel de Ville, buenas muestras del estilo neoclásico, predominante en la ciudad. A escasos metros de la última plaza se encuentra el Parlamento de La Bretaña.
Las llamas de 1720 despojaron a la ciudad de construcciones que aún perviven en otras partes de la bretaña, aún así, Rennes nos dejó un buen sabor de boca, especialmente la plaza de Sainte Anne y todas las calles peatonales que surgen desde ahí. Justo al lado encontramos el Convento de los Jacobins la Basílica de Notre Dame desde la que nace la Rue de Saint Malo, donde se hallan varios restaurantes exóticos. Cerca de aquí está la Place du Champ-Jacquet con sus casas inclinadas del siglo XVII.Tampoco hay que perderse la majestuosa catedral de Saint-Pierre  y las callejuelas de los alrededores.
Algunas de las calles más relevantes: La Rue de Saint Melaine que desemboca en el palacio e iglesia que lleva el mismo nombre, la Rue de Toulouse que, junto a Rue d’Estrées forman la encrucijada peatonal más importante de la ciudad, las céntricas Rue National y Rue de la Monnaie.
Tiempo de visita: > 3 horas







Hasta aquí la lista de los pueblos que más nos gustaron. Otros pueblos que visitamos y que pueden ser de tu interés:


JOSSELIN

La estampa más conocida de Josselin es su castillo, de estilo gótico, es muy fotogénico, en parte también por su ubicación, junto al canal al final de una hilera de casas típicas de la zona. Muy cerca del castillo encontramos la plaza principal desde la que se llega a la iglesia. Josselin queda un tanto alejado de la ruta como para recomendar desviarse hacia aquí en una ruta por la Bretaña, además, en invierno, muchos de sus establecimientos permanecen cerrados.
Tiempo de visita: <1hora


MALESTROIT

Si Josselin se puede reducir a su castillo, Malestroit, a su plaza principal. Esta localidad tiene algo más de vidilla que Josselin (en invierno), la mayoría de los comercios están abiertos y presentan una decoración navideña.
Tiempo de visita: <1hora


CONCARNEAU

Antigua “ciudad de las sardinas” hoy en día sigue ligada a la venta del pescado, de hecho está entre las principales localidades pesqueras del país. La isleta amurallada de Concarneau, de 350 metros de largo por 100 de ancho, se limita a un par de calles. La visita se hace rápida.
Tiempo de visita < 1 hora


ROSCOFF

Probablemente lo más llamativo de Roscoff sea su pasarela sobre la costa construida con el fin de transportar a los pasajeros hasta la singular isla de Batz durante la marea baja. Es precisamente en esos momentos cuando mejor se pueden disfrutar del paisaje submarino. Batz es reconocida por producir estupendas frutas y verduras gracias a un microclima particular.
Tiempo de visita: 2-4 horas


MORLAIX

Fotogénico acueducto. Morlaix es de esas tantas ciudades en de la Bretaña que cuando escuchas que es “portuaria” se te queda cara de... ¿mmmh dónde está el mar? Sí, no lejos del pueblo partían antiguamente embarcaciones cargadas con todo tipo de productos franceses (y también tabaco fabricado aquí mismo). Hoy en día la visita se reduce unos pocos metros cuadrados, todo junto a la Place des Otages donde se ubica el ayuntamiento, la iglesia de St-Melaine, y la antigua casa de la duquesa Anne en la Plaza de Salvador Allende.
Tiempo de visita: < 1 hora


MONCONTOUR

Pueblo amurallado de montaña, muy cerca de aquí se encuentra Lamballe, pueblo típico bretón con una bonita plaza, iglesia y algunos museos de interés local.
Tiempo de visita: < 1 hora


ST. MALO

La primera “foto” de Saint Malo es la que más marca, esa que se descubre al cruzar la puerta de Saint- Vicent y disfrutar de la iluminación de los hoteles de lujo de la plaza Chateaubriand. Prácticamente toda la ciudad portuaria quedó destruida para el final de la Segunda Guerra Mundial.
Saint Malo es la ciudad más grande del norte de la bretaña, a pesar de no tener un elevado número de habitantes, la tipología de su urbanismo (viviendas de planta baja) hacen que abarque una amplia franja de la costa atlántica.
Entre Saint Malo y Cancale encontramos la Punta de Grouin, el lugar favorito para los espectadores para contemplar la salida de la ruta del ron, una travesía en barco que se celebra en noviembre cada 4 años y que conecta Francia con Guadalupe, en las antillas francesas. Por cierto, en Cancale se pueden observar los criaderos de ostras, destacadas por su gran tamaño.

Tiempo de visita:  1-2 horas
SAINT SERVAIN

Muy cerca de Saint Malo, al sur,  se puede llegar en pocos minutos a Saint Servant y dar un paseo alrededor de su tranquila y pequeña península, recorriendo la Corniche d’Alet y disfrutando de las vistas de los acantilados y las islas
Tiempo de visita:  1-2 horas

SAINT SULIAC

Aunque forma parte de la lista de pueblos más bonitos de Francia, este pequeño pueblo pesquero no tiene mucho que ofrecer al visitante, al menos en invierno.
Tiempo de visita: < 1 hora




0 comentarios:

Publicar un comentario

También puedes escribir directamente a alfonsoaguilas@hotmail.com