domingo, 15 de octubre de 2017

Sri Lanka, dos semanas en moto.


SUGERENCIA Esta entrada contine más de 7.000 palabras. 
Agrégala a tus "marcadores" para una lectura posterior


CONTENIDO

1 INTRODUCCIÓN  

Previaje - Postviaje

2 LA RUTA

Mapa -  Itinerario - Valoración - Sugerencias

3 INFORMACIÓN PRÁCTICA

Alojamientos - Gastos  - Enlaces

4 EL DÍA A DÍA

Impresiones - Opiniones - Consejos - Fotografías
1 INTRO
Una pequeña India; eso es todo cuanto sospechábamos que encontraríamos en esta pequeña isla con forma de lágrima. Y bueno, los rasgos faciales y el colorido de los vestidos y templos pueden evocar  al sur de la India pero existen tantas diferencias y parecidos como las puede haber entre Kerala y Bengala o entre Francia e Inglaterra; además sería injusto extender esta comparación con el vecino emergente del norte más allá de la introducción. La antigua Ceilán es un país más llevadero para el viajero a pesar de los pesares: el fin reciente de una guerra civil, la dificultad para desplazarse en medios de transporte públicos, su monótona gastronomía y el desproporcionado coste de las visitas, sirva de ejemplo. Antes de transcurrir las primeras 24 horas en el país ya habíamos sustituido el “pequeña india” por “el país de los cuervos”, prepárate porque te acompañarán durante toda la ruta, los escucharás día y noche, se acercarán hasta límites insospechados, soñarás con ellos. Cualquier exageración se queda pequeña, créeme.

Bien, Sri Lanka no es India, pero tampoco es sudeste asiático y hay muchos detalles que dan fe de ello: una de las cosas que tardó poco en llamar nuestra atención fue el volumen de tráfico de bicicletas que hay en las zonas urbanas principalmente; para las zonas interurbanas la moto es lo más corriente y el uso del casco  está extendido plenamente. También extendido y no por ello dejará de sorprender cada vez que te los encuentres  es la ausencia de puertas en muchos camiones. Antes de concluir este recorrido vial también queremos destacar la deferencia que hemos encontrado hacia los peatones, especialmente en los pasos de cebra, algo inusual en esta zona del mundo.

Fábrica de té en Ella
Probablemente el viajero más agradecido durante será aquel  que tenga este viaje como primera toma de contacto con esta zona de Asia; en Sri Lanka encontrará elementos distintivos de otros países, todos en un territorio tan pequeño y tal vez esto sea el atractivo principal del país: la presencia de la cultura hindú, budista, musulmana e incluso cristiana junto con su legado colonial, el contraste entre la el litoral y las plantaciones de té del interior, la riqueza de sus Parques Nacionales. Aunque a nosotros no nos han impresionado tanto, Sri Lanka también destaca por sus vestigios históricos, como hemos dicho anteriormente, en caso de no haber explorado otros patrimonios de países vecinos el efecto “novedad” saciará la curiosidad de la mayoría.

Al margen de esto, Sri Lanka no quedará almacenado en nuestros corazones como uno de los destinos favoritos pero reconocemos que tiene su encanto y que puede ser muy llamativo para otras personas.

El clima y cuándo viajar
Todo el año es buen momento para visitar Sri Lanka, únicamente hay que tener en cuenta las fechas de monzón para tratar de evitar las zonas que azote. La región del suroeste recibe las lluvias entre marzo y septiembre (entre mayo y septiembre más fuerte en el litoral). Por otra parte, entre octubre y febrero predomina el temporal en la costa este, siendo más intenso entre diciembre y febrero. Aunque la temperatura es agradable durante todo el año, en la zona interior siempre es fresca con temperaturas mínimas en Nuwara Eliya que oscilan entre los 12º y 15º

Gastronomía
La temporada de mango acababa de terminar cuando llegamos, las frutas que más se pueden degustar durante julio y agosto son la papaya, la sandía y el plátano.

Algo más anecdótico que significante es el uso generalizado de pajitas de plástico para consumir las bebidas, acostúmbrate a esto ya que los vasos no suelen ser lavados entre usuario y usuario, si acaso un chorro de agua y a correr. Además, muchos establecimientos tienen la costumbre de utilizar una especie de funda de plástico sobre los platos de comida para facilitar la limpieza , una práctica que mejora la higiene a excepción de aquellos que también enjuagan los plásticos para reutilizarlos.

La gastronomía es un punto y aparte, probablemente es... rectifico, es la peor que hemos encontrado en los distintos recorridos que hemos realizado por Asia, no sólo por la escasez de variedad sino también por la rigidez de los horarios. A pesar de que siempre hay excepciones la tónica habitual es comer arroz con verduras y/o carne a mediodía y snacks, kottu o arroz por la noche. Los snacks son básicamente fritanga, algo que sorprende y contrasta con la saludable gastronomía de India. ¡Ups! prometimos no hacer más comparaciones. Sí, fritanga, pero a lo bestia, así que no te sorprendas al encontrarte con un elevado índice de obesos.

No todo es desesperanza; la luz al final del túnel la encontramos a ráfagas: en muchos pueblos hay restaurantes, puestos de comida o como se les llame donde se cocinan varios platos y se colocan en bandejas, algo típico en Myanmar y Filipinas, lo que vendrían siendo las comidas para llevar en España. Se puede consumir en el establecimiento o llevar. Son, con diferencia, los sitios que más nos han gustado; hablaremos de ellos en las etapas correspondiente. Además de esto, en algunos pueblos existen los “Tradicional Food Courts” pequeños mercadillos gastronómicos donde poder degustar comida y bebida tradicional. Los encontrarás, si haces por dar con ellos (no son muy frecuentes) en varias localidades. Además de estas plazas de comida típica hay otro punto a favor: zumos, batidos y helados. Encontrarás muchos establecimientos donde ofertan exclusivamente estos manjares hechos al momento con fruta fresca a un precio ridículo. Por último nos gustó mucho la bollería y repostería que encontramos en casi todos los pueblos. A veces en panaderías, otras en puestos ambulantes, especialmente nos deleitó en la zona de Trinco y Chenkaladai, la mayoría regentadas por musulmanes. Y esto nos lleva de lleno al siguiente apartado
Viajando desde Nuwara Eliya a Kandy
Mezcla de culturas
Hay tres tipos de musulmanes en la isla: los árabes, que llegaron hace varios siglos, algunos también incluyen en este grupo a tamiles convertidos cientos de años atrás; los malays, provenientes principalmente de Indonesia durante la época colonial y por último, los que han llegado recientemente desde los Emiratos, de costumbres más tradicionales (uso de abaya).. Aún así, todos juntos son la enor de las tres grandes religiones presentes en la isla aunque es cierto que van aumentando en número y probablemente en unos años superen en población a los tamiles, segundo grupo étnico del país y que también se pueden dividir entre los tamiles procedentes de India traidos para ocuparse de las plantaciones de té y los tamiles “srilanqueses”; sobre estos últimos hay tantas teorías como las hay sobre los musulmanes tamiles.  Tamiles y musulmanes comparten no sólo regiones de predominancia (el este del país) sino también lengua “el tamil”. Por otro lado, el mayor grupo étnico en la isla es el cingalés que profesa la religión budista. Los cingaleses representan a tres cuartas partes de la población y tienen en Kandy su ciudad sagrada.
Camión típico en Sri Lanka
¿Los niños más estudiosos del mundo?
Sobre los escolares nos han surgido algunas dudas durante el viaje, la primera es por qué, a todas horas encontrábamos pequeños grupos  o estudiantes solitarios, yendo, viniendo o esperando en la carretera ya fuera por la mañana o por la tarde. La segunda, sobre el horario de escolarización. El primer misterio quedó en el aire, el segundo lo resolvimos: muchos estudiantes de primaria, después de pasar 5 horas en la escuela pública por la mañana, echan otras tantas por la tarde en centros privados, es decir, se pasan el día en la escuela. Por cierto, las horas punta, a tener en cuenta por la saturación de tráfico va desde las 7 a las 8 de la mañana, desde las 12:30 a las 14 y de las 17 a las 18.

Sri Lanka tras la guerra
Aunque tal vez las palabras “guerra civil” vienen grandes para definir lo ocurrido en Sri Lanka, se ajustan de largo, el término “conflicto” se queda en caricatura; una tensión basada en acción-reacción-represión con los actores gobierno-ejército-rebeldes que mantuvo en vilo durante más de 25 años al país, con alternancia de altos el fuego,  atentados indiscriminados y una escalada de violencia que desembocó en 2007 en una persecución hasta la victoria por eliminación por parte del gobierno.

Decir que no hay secuelas ni señales de la guerra sería faltar a la verdad, como lo sería decir que el tiempo ha cerrado heridas o que la sociedad srilanquesa se ha rehecho, tendido la mano entre comunidades y comenzado a construir un futuro cohesionados. No. Aunque por otra parte, estoy seguro de que la mayoría de los visitantes que no estén al corriente de las atrocidades sufridas por la población durante la última década tampoco se percatarán de los pequeños detalles que evidencian lo arriba comentado y recorrerán el país como cualquier otro de la zona. Un documental interesante para ver antes o después del viaje es No Fire Zone (con subtítulos en español). 

Durante nuestro viaje nos hemos encontrado con muchos tamiles que estaban pasando las vacaciones, nos hemos encontrado personas que viven en Noruega, India, Francia, Reino Unido y los Estados Unidos. Algunos de ellos han decidido invertir en el país abriendo restaurantes o comercios.

Seguridad
Sri Lanka no es un país inseguro, de hecho, nos ha parecido bastante seguro. La falta de farolas en muchas zonas hace que tras el atardecer las calles se vayan vaciando poco a poco. No hemos pasado mucho tiempo en esa franja del día pero las veces que lo hemos hecho tampoco nos hemos sentido incómodos en ningún momento. Por una parte la presencia policial es notoria y por otra la población tiene pocas ganas de verse implicada en problemas. El ejército, con el fin de dinamizar el turismo controla ciertas zonas del este del país. Hasta hace muy poco se desaconsejaba el viaje por el norte, hoy en día se puede viajar con tranquilidad, aunque las infraestructuras y plazas de alojamiento están en los mínimos.

2 LA RUTA
La ruta circular que realizamos por Sri Lanka nos ocupó dos semanas de viaje en moto, te dejamos este enlace donde detallamos las distintas compañías que barajamos, nuestra decisión final y algunos consejos más. Decidimos descartar el sur porque creímos que las lluvias nos acompañarían durante esas fechas sin embargo el monzón, que había hecho estragos unas semanas antes, había dejado paso a unos días de reluciente sol. Aún así no teníamos mucho interés en viajar a la costa sur de Colombo (si acaso a Galle) pero nuestro plan evitar todo ese rincón más enfocado al turismo de masas. Por contra dedicaríamos unos días de playa en la zona este, aparentemente menos transitada y con garantía de buen tiempo. Del sur no podemos opinar, el este satisfizo nuestras expectativas.
Como dejamos entrever al inicio, viajar por Sri Lanka en transporte público puede que no sea una buena idea, los trenes son lentos, van repletos y los autobuses más de lo mismo. Todos son económicos, sí, pero tirar de maletas o bultos puede convertirse en una odisea. El país se encuentra poco desarrollado en este sentido por lo que recomendamos optar por transporte privado, ya sea mediante el alquiler de coche y conductor local o por libre. El viaje por libre no será nunca aburrido sobre todo en los alrededores de las grandes ciudades donde el tráfico es desbordante.

Hemos descartado la zona de Anudharapura por tiempo y por dejar algún día más a la costa este en la playa. No tenemos intención de visitar ninguna de las zonas monumentales de pago ni hacer ningún safari.

¿Por qué viajar en moto? (y no en Tuc-Tuc)

Este titular se iba a llamar “¿Moto o Tuc-tuc?”  pero creo que se nos iba a ver mucho el plumero y nos hemos decantado por ser transparentes en nuestras preferencias. Como en todo, siempre es cuestión de gustos. Os dejamos aquí el porqué de nuestra opinión:
Aunque el alquiler de un tuc-tuc en Sri Lanka se ha convertido en algo habitual entre turistas extranjeros ávidos de experiencias exóticas (en algunas agencias  nos comentaron que la mayoría de sus clientes eran españoles) esta sección, como hemos dicho antes, va encaminada  a destacar las ventajas del alquiler de una moto (110/125 cc) sobre un triciclo.

Una de las principales ventajas que tiene el conducir en moto es libertad de movimientos, en ambos  casos (dos o tres ruedas) el viaje por libre está garantizado pero por motivos obvios la agilidad que da una moto a la hora de circular en un país tan densamente poblado como éste no se puede comparar con la reducida manejabilidad de las tres ruedas. Aunque parezca paradójico, por lo dicho anteriormente y  complejidad del tráfico creo que el ciclomotor aporta una mayor seguridad. Si tienes pensado salir de las vías principales y adentrarte en caminos, campos, zonas rurales y demás la moto es tu vehículo. Otro factor a tener en cuenta es la velocidad; aunque es cierto que no se puede ni debe circular rápido por el país, el límite de velocidad establecido en la normativa considerablemente inferior para los triciclos, además, en cuanto la carretera se toma algo de desnivel, el triciclo puede desesperar al más paciente. El límite de velocidad es 40 km/h para triciclos y tractores; 60 km/h camiones y buses; 70 km/h para motos, coches y furgonetas.

Aparte de estos factores tenemos otros dos que pueden influir: el precio del alquiler, muy inferior en la moto y la licencia necesaria para circular; obligatoriedad de validar el permiso de circulación en el caso de conducir un tuc-tuc.

Ventajas del Tuc-Tuc
Dicho esto, hay algo en lo que un ciclomotor no puede competir con un triciclo: la meteorología. Sin duda, en un triciclo uno se siente infinitamente más resguardado ante cualquier inclemencia meteorológica. Otro factor que  juega a favor del triciclo es la comodidad, especialmente del pasajero, aunque esto conlleve una menor visibilidad y soportar este ruidoso medio de transporte.

Tanto si te animas a viajar en moto como en tuc-tuc hay algo importante que debes tener en cuenta: los autobuses, potencialmente peligrosos y especialmente sus paradas repentinas, observa que en la calzada la línea del margen izquierdo  en ocasiones se convierte en amarilla y dibuja una plaza de aparcamiento donde los buses se detendrán sin previo aviso y muchas veces prácticamente en seco, que no te despiste su aceleración hacia el despegue para detenerse unos metros después.


ITINERARIO
Para ver el mapa ampliado en google maps online, pulsa aquí
Decepcionante. Desde nuestro punto de vista, está sobrevalorado   
★★ Puede ser interesante en otra época o  para viajeros con algún interés específico.
★★★ Está bien. Debe incluirse en el recorrido si hay tiempo suficiente.  
★★★★ Muy interesante. No debe faltar en tu ruta
★★★★★ Lo mejor de la zona (o de la ruta). No dudes en dedicarle más tiempo.

Día
Etapa
Valoración
1
Kuala Lumpur - Negombo
Desplazamiento
2
Negombo - Kurunegala   70 km
★★
3
Kurunegala - Harabana (subida a Pidurangala) 80km
★★★★★
4
Habarana - Alrededores Sigiriya - Polonnaruwa 30 + 60km
★★★
5
Polonnaruwa - Trincomalee 115km
 ★★★  
6
Trincomalee Excursión Marble Beach
★★★★
7
Zona Trincomalee  Excursión Uppaveli + Nilaveli
★★★
8
Trincomalee - Chenkaladi
9
Chenkaladi - Passikudah Beach (Kalkudah)  
★★★★
10
Chenkaladi - Batticaloa
★★
11
Chenkaladi - Kalkudah Beach - Bibile
12
Bibile - Haputale  
★★★  
13
Haputale - Horton Plains - Nuwara Eliya 41 km
★★★★
14
Nuwara Eliya - Kandy 76 km
★★★★★
15
Kandy - Negombo
★★★
16
Negombo - Kuala Lumpur

Desplazamiento

Lo más nos gustó (y no debes perderte)
Sin duda lo que más nos gustó fue la jornada que viajamos de Nuwara Eliya a Kandy. El camino fue maravilloso.

Lo que cambiaríamos (una vez hecho el viaje)
Dedicar más tiempo a Piridungala. Para ello tendríamos que haber llegado mucho antes de lo que lo hicimos. Estuvimos remoloneando por Habarana tras la comida con el fin de evitar el calor sofocante que podría hacer durante la ascensión a la roca y llegar un poco antes de la puesta de sol; se nos pegó el arroz y llegamos eso, un poco antes. Nos habría gustado pasar allí mucho más rato así que mínimo un par de horas en la cima son recomendables.

Viajar desde Bibile a Ella / Haputale por la B36 (a través de Badulla) , una carretera que parece ser está en buenas condiciones y no la A5 que pasa por toda la montaña y está criminal, la parte positiva al tortuoso viaje fue que pudimos disfrutar unas bonitas vistas ascendiendo el puerto y atravesamos pueblos que son poco transitados por los turistas.

Lo que no hicimos (y mucha gente hace)
Descartamos la visiat de la zona monumental de Anudarapura por prioridades, y casi no nos arrepentimos. También teníamos claro que no visitaríamos el sur. Galle nos parecía interesante pero pensamos que sería algo del estilo a Malaca en Malasia o a Kochi en India, y más al sur de Galle no nos interesaba por estar demasiado enfocado al turista.

Lo que nos hubiera gustado hacer (de haber tenido más tiempo)
Tal vez, por original y poco transitado,  llegar a la península de Jaffna, pero no tengo muy claro que hubiera sido un éxito.

3 INFO
Nada más bajar las escaleras de inmigración hacia la revista de equipaje puedes llevarte una guía de turismo que incluye una tarjeta gratuita de teléfono en su interior, aunque esta “gratuidad” tiene un asterisco ya que tiene un coste de activación de línea que otras compañías, como Dialog no requiere. Valga de ejemplo la tarjeta Dialog también gratuita en tienda con un coste de 199 Rp con 1GB de datos en calle principal de Negombo.

VISADO EN SRI LANKA


CAMBIAR DINERO
Para cambiar dinero lo mejor es preguntar en las joyerías, el precio puede variar considerablemente así que, como siempre, es recomendable preguntar en varias de ellas, por suerte normalmente se encuentran todas ubicadas en la misma calle o zona. Cambio de un euro por 173,55 LKR en el aeropuerto en el resto del viaje el cambio estaba cercano a las 1€ = 180 LKR
El mejor punto de cambio que encontramos en la isla fue en Negombo en Jewel Lanka.


ALOJAMIENTOS
Así como ocurre en Myanmar, el turismo está acelerando la creación de negocios enfocados al alojamiento de turistas. Cada día se abren nuevas casas de huéspedes y esto hace que los precios vayan bajando poco a poco (los precios ya no son tan excesivos como los años anteriores) y la calidad vaya mejorando, a pesar de ello, y de las agradables excepciones,  tenemos que reconocer que es el territorio donde hemos encontrado la peor relación calidad/precio. Al igual que en la mayoría de países, en Sri Lanka los alojamientos se pagan al salir.
Ponemos los precios de referencia en moneda local o en dólar americano pues es la moneda que se utiliza para el pago y que sirve de mejor referencia al margen de la fluctuación euro / dólar.


Habarane
The White House 20€
Ubicado a las afueras (necesario moto). Muy tranquilo y buen trato. Buena relación calidad / precio.


Polonnawura
Royal Nest 22,05 US$ (19€)
El alojamiento está bien aunque sobrevalorado si no obtienes una promoción. El desayuno es sencillo


Chenkaladay (entre Passikudah y Batticaloa)
Hotel Nirutha 5000 Rs
El alojamiento está situado estratégicamente si pretendes visitar tanto Batticaloa como Pasikudah. Las habitaciones tienen una decoración vanguardista y son muy cómodas (incluyen hervidor de agua y dos sofás individuales). Las habitaciones están limpias pero no muy limpias.  Por ejemplo sobran las arañas del baño. Hacen las habitaciones a diario. El personal fue muy correcto.


Bibile
Hotel Canbo 3000 Rs
Más que una recomendación esta es simplemente una nota informativa. Hay más alojamientos en la ciudad, no muchos más, pero sólo dos encontramos en internet previamente. El hotel merece una oportunidad, están haciendo mejoras en las habitaciones con nuevo mobiliario y los baños han sido reformados completamente. Aún así hay muchas cosas que mejorar: Mejorar limpieza la habitación (importantísimo), cerrar las ventanas baño, colocar nuevas mosquiteras (y conservarlas limpias), cambiar las cortinas (y conservarlas limpias), encajar los enchufes en la pared, eliminar la humedad de las paredes y darle una nueva mano de pintura.
No todo es malo, el personal nos pareció muy responsable y eficiente. Resolvieron todos los problemas que estaban al alcance de su mano y atendieron amablemente a todas nuestras peticiones. El aire acondicionado y el agua caliente funcionaban perfectamente. Cenamos en el hotel y nos gustó, buen trato y comida.

Ojalá terminen de llevarse a cabo las mejoras. El hotel tiene potencial, sería una pena desperdiciar la oportunidad


B&B Nuwara Eliya 21,60 US$ (18 €)
Un estupendo lugar donde alojarse especialmente si viajan dos parejas. Es una casita pequeña con un par de habitaciones y una zona común. La vivienda está muy limpia. Un poco complicado llegar hasta allí si no dispones de vehículo propio. El cuarto de baño es un poco pequeño.
De todos los alojamientos en los que estuvimos, nos gustaría destacar los siguientes:


ENLACES DE INTERÉS
Aquí dejamos una recopilación de los fuentes de información más relevantes que hemos encontrado en la red.


WEBS
Si deseas ampliar  información, antes y durante tu viaje te recomiendo que eches un vistazo a Wikitravel. Puedes encontrar contenidos en español, francés  y otros idiomas pero mi consejo es que eches un vistazo a la versión en inglés. Wikitravel se actualiza permanentemente con la información de muchos viajeros así que es una herramienta de un gran valor. Además de la fantástica web puedes descargar la APP teniendo un montón de información disponible sin conexión a internet.


Artículos de viaje sobre Sri Lanka ( Inglés) Fuente: The Guardian
Lugares alternativos a los sitios principales (Inglés) Fuente: The Guardian
Travel Lanka (Inglés)
Consejos sobre Sri Lanka (Inglés) Fuente: Gobierno del Reino Unido
Leyes locales y costumbres (Inglés) Fuente: Gobierno del Reino Unido

Como conseguir el permiso de circulación en Sri Lanka. (Inglés) Fuente: www.ritchyfeet.com
La costa este de Sri Lanka (Inglés) Fuente: The Rough Guides

BLOGS
Consejos para viajar a Sri Lanka Fuente: mochileandoporelmundo
Ruta en moto Fuente: Blog “Hazlo pero no me digas mas”
Información general sobre Sri Lanka Fuente: Blog “Viajes con mochila”


ARTÍCULOS
Don’t do that, do this: dodging the crowds in Sri Lanka Fuente: The Guardian
4 DÍA A DÍA
1 Kuala Lumpur - Negombo
¿Por qué Negombo y no Colombo?

Por comodidad (cercanía del aeropuerto) y facilidad para entrar y salir de la ciudad. Negombo no es un pueblo pequeñito de pescadores pero tampoco es el armatoste de la capital, además, está plenamente preparada para el turismo; encontrarás aquí numerosas agencias de alquiler de todo tipo de vehículos. Tanto viajeros como locales están acostumbrados a que cada 24 horas se renueven las caras de los que hacen la transición del viaje a través de esta localidad.


2 Negombo - Kurunegala   70 km
Este trayecto nos llevó 1 hora y 50 minutos. Se hizo muy rápido, tal vez porque pensábamos que sería justo lo contrario. Al poco de partir ya nos dimos cuenta que hay que extremar la atención y que todos los ojos a bordo son pocos. A los pocos minutos de arrancar ya tienes la sensación de haber salido de la ciudad de Negombo pero es sólo una primera sensación porque la siguiente y que nos acompaña durante casi todo el trayecto es la de no haber terminado de salir en ningún momento. No hay una desconexión población-campo-población sino va todo en uno, las viviendas y comercios se suceden a lo largo de la carretera. Negombo no tiene fin.

Kurunegala no es que tenga gran cosa en sí pero necesitábamos hacer una parada estratégica ahí. Nuestro primer destino de interés era Habarana pero no sabíamos cuanto nos llevaría alquilar una moto por la mañana en Negombo ni el estado de las carreteras por lo que hacer la etapa más larga del viaje el primer día nos parecía demasiada aventura. Si de algo nos acordaremos en Kurunegala es de que disfrutamos del mejor restaurante del viaje Gami Gedara en Bauddhaloka Road, frente al NIBM. Un lugar diferente, con comida fantástica bufette por menos de 500 LKR (2,5€) por cabeza. Si te pilla de paso, para comer o cenar, no dudes en detenerte aquí. La parte “negativa” fue que esta era la primera experiencia gastronómica que disfrutamos, creímos que todo el monte sería orégano, pero no.


3 Kurunegala - Habarana  80km
Partimos temprano de Kurunegala no sin subir a la roca del león (hay muchas rocas del león y de otros animales por la isla). Las vistas desde arriba son bonitas, como no lleva mucho llegar hasta allí en moto merece la pena, a pie olvídate. Una vez arriba también puedes acceder a un buda gigante y subir hasta su cabeza, previo pago, para contemplar las vistas un poquito más elevadas. 

Vistas desde Lion Rock en Kurunegala
Tras contemplar un rato el paisaje continuamos la ruta haciendo poquitas paradas, en una de ellas nos detenemos en un campo de cricket junto a una escuela donde unos chicos están jugando. La carretera, aunque presenta cierto volumen de tráfico es muy buena; el viaje se hace muy llevadero y prácticamente en el mismo tiempo que el día anterior nos plantamos en Habarana.

Para los que vayan con margen de tiempo y/o les guste las grandes construcciones divinas, hay un Buda gigante  en Rambadagalla (Monaragala Buddha Stue). Se llega dando un poquito de rodeo.

Jugando al cricket, camino de Habarana
Bus y Buda
Junto a Habarana hay varios lagos, nosotros dimos un paseo (siempre en moto) por el lago que lleva el mismo nombre, y nos encontramos con algunos vecinos disfrutando de un chapuzón en el día tan caluroso. Se respira un ambiente muy relajado que contrasta con el ajetreo de jeeps, turistas y guías que hay en la calle principal del pueblo. Tras el paseo nos marchamos al plato fuerte del día: Pidurangala Rock.

El traquilo lago de Habarana

Pidurangala y Sigiriya Rock
Que no te pase
La carretera que une Sigiriya con Habarana (junto al Parque Nacional Minneriya) es un peligro una vez que se ha puesto el sol, especialmente a partir de las 8 de la noche cuando manadas de elefantes se desplazan de un lugar a otro y pasan por cualquier sitio.

Subimos a la roca Pidurangala (500 LKR), habíamos descartado ascender a Sigiriya tras leer muchos comentarios en ensalzaban a la primera sobre la segunda. Nuestro fallo, llegar con poco tiempo de antelación a la puesta de sol. Al bajar la noche se había echado y tuvimos que volver descartando la visita de los alrededores que dejamos para el día siguiente.

Vistas desde Pidurangala
Puesta de sol desde Piduragala


4 Habarana - Sigiriya - Polonnaruwa 60 + 30km
Teníamos por delante la etapa más corta de la ruta por lo que nos podíamos permitir dar una paseo por los alrededores de Sigiriya después de no poder haberlos recorrido la tarde anterior. Dedicamos un par de horas a ello. Los 15 kms que separan ambas localidades se pasan rápido, de día es otra harina de otro costal. Tras circunvalar y disfrutar de la roca desde todas las vistas desde todas las perspectivas decidimos volver a por el equipaje y emprender la ruta hacia la ciudad histórica de Polonnaruwa.


Sigiriya Rock
Sigiriya Rock

La carretera entre Habarana y Polonnaruwa es tranquila y bonita, especialmente en los tramos que se viaja junto a los lagos, tanto del Minneriya como del Girithale, donde recomendamos parada obligatoria, si tienes suerte incluso podrás divisar animales.  
Después de recopilar información sobre la zona monumental de Polonnawura teníamos claro que no íbamos a pagar la entrada de 25$, aún así nos desplazamos esperanzados en poder acceder o, al menos, recorrer aquellas ruinas que tienen acceso gratuito. Finalmente pudimos realizar la visita completa y gratuita entrando por donde entran muchos locales con la única excepción de Gal Viharaya (donde hay un segundo control de tickets).

Bus en Girithale
Elefantes en el Lago Minneriya

Además de los templos que se visitan previo pago, hay otros a los que se puede acceder libremente eso sí necesitas de transporte privado para moverte por allí.

El orden de las visitas fue el siguiente:

Estatua de Maha Parakramabahu y templo Potgul, al sur de la localidad. Nos vamos a reservar nuestra opinión... Posteriormente dimos una vuelta por las inmediaciones del museo arqueológico y accedimos a los templos principales donde visitamos el Demala Maha Seya Stupa y Lotus Pond; Misma opinión que antes. La cosa mejoró posteriormente cuando nos acercamos a Kiri Vehera Stupa, Lankatilaka Temple, Alahana Pirivena y Rankoth Viharaya. Continuamos la vía principal (del interior del recinto) hacia el sur para llegar hasta Pabulu Vehera Stupa y el templo Vatadage. Como dijimos al principio, intentamos acceder también al Gal Viharaya pero como no llevábamos entradas y vimos otro control nos dimos la vuelta.



Rankoth Vehera en Polonnaruwa


Polonnaruwa
Kiri Vehera Stupa en Polonnaruwa
Nuestro veredicto: Para aquellos que sean unos enamorados de la historia, las ruinas... o aquellos que tengan el primer contacto con este tipo de atracciones en la zona, probablemente este lugar les merezca el pago de una entrada; en cambio, los que han visitado alguna zona monumental del sudeste asiático ya sea Bagan, Ayutthaya, Angkor, Jogyakarta... tienen muchas posibilidades de sentirse decepcionados tras pagar el elevado precio de acceso



5 Polonnawura - Trincomalee 115km


A la altura de Minneriya tomamos la carretera B617 que nos lleva hacia Trincomalee. No son muchos kilómetros pero la están arreglando y está regular. Un rato después por fin llegamos de nuevo a la A6. Según nos acercamos a Trincomalee nos vamos dando cuenta que estamos dejando la zona predominantemente budista para adentrarnos en territorio hinduista, fe de ello la dan los numerosos puestos de madera (para la cremación)  en la carretera.


"Los chicos del taller" en Trinco
Sería una osadía comparar Trincomalee con Jerusalem, no tiene ni el legado histórico ni la carga cultural ni construcciones arquitectónicas equivalentes sin embargo Trinco es uno de esos lugares que llega al alma, sin tener nada, nada más que su gente, su ambiente, la idiosincrasia de sus ciudadanos es más que suficiente. Disfrutar del atardecer en el paseo marítimo observando la connivencia entre las distintas etnias y culturas justifica ya de por sí su visita. Trinco es un ser vivo; un ser vivo con órganos tan enormes que no se sabe si se desarrollarán hasta el punto de acabar aniquilándolo o desarrollando una especie única y en peligro de extinción. Trinco, además está rodeado de una litoral que invita a llevar la ropa de baño.  En trinco te puedes encontrar en cualquier momento con una iglesia como un templo hindú, una mezquita o una pagoda. Únicamente nos faltó aquí dar con algún sitio para comer que nos hubiera gustado lo suficiente como para poder recomendarlo, no fue así; si lo conoces, comparte.

Mezquita en Trinco

En Trinco cambiamos dinero en Thaseem Jewellers, el cambio no es tan favorable como en Negombo pero no está mal 1€ = 179.5 cuando el cambio oficial está a 180.6.


Trincomalee también regala situaciones tragicómicas como los cuervos luchando contra una vaca por comida en la orilla de la playa, los ciervos moteados que viven en libertad en el fuerte hurgando en la basura basura mientras los turistas los fotografían. También los originales tuc-tuc de comida y helados y la montonera de gente que se forma alrededor, los cementerios cristianos o el sorprendente ritual hindú de romper un coco junto a la figura divina.


Atardecer en el cementerio cristiano de Trincomalee

Cementerio Cristiano
Se dice que los en los alrededores de la península donde se ubica el Fort Frederick son uno de los mejores lugares del mundo para el avistamiento de ballenas, de hecho, con un poco de suerte también podrás ver alguna desde el templo.

Sangamitta Viharaya - Templo Hindú -
6 Trincomalee - excursión a Marble Beach
El segundo día nos vamos a la playa Marble situada al otro lado de la bahía, la separan unos 15 kms por carretera. El desvío final a la izquierda se toma justo antes de cruzar  el puente que divide la bahía de Tambalagam. Al otro lado nos queda Kinniya. Una vez dejamos la carretera entramos en territorio del ejército (territorio que ya hemos ido rodeando por la carretera). Poco antes de llegar a la playa tendremos que pasar por un control de las fuerzas aéreas del ejército y pagar el peaje de 20 LKR por persona y también por la moto. La playa es muy bonita, además, ni cortos ni perezosos caminamos hacia la parte de la izquierda (la más alejada del aparcamiento) supuestamente reservada para clientes del hotel, nos colocamos en una tumbona bajo la sombrilla. Somos los únicos en ese momento en toda esa franja de playa y disfrutamos de cientos de metros para nosotros solos. Nadie nos dice nada. A lo largo del día va llegando más y más gente a la playa, por la tarde incluso aparecen varios autobuses escolares que vienen cada día, niños y adolescentes con uniformes de traje y vestidos blancos, ellas además, todas con el cabello recogido con trenzas y sombreros junto al mar, una estampa mágica.

Marble Beach
Marble Beach
Trincomalee
Trincomalee
7 Zona Trincomalee - Excursión Uppuveli + Nilaveli
El siguiente día recorremos la zona norte de Trincomalee, nuestra idea era pasar media jornada en la playa de Uppuveli y la otra mitad del día en alguna parte del litoral de Nilaveli sin embargo, tras explorar la zona que nos habían recomendado en Uppuveli, Alles Garden. Decidimos abortar la primera parte y marcharnos directamente más al norte para pasar todo el día allí. Uppuveli es más turístico, hay algunos chiringuitos y la playa nos pareció (al menos ese día) menos atractiva.

Simplemente por cercanía con la carretera nos colocamos junto al High Park Beach Hotel, en la zona de Nilaveli y la verdad que fue un acierto ya que pudimos dejar la moto aparcada en zona de sombra, colocarnos también en zona sombreada,  acceder al jardín del  hotel para darnos un baño en las duchas y la playa estaba decente. En el mismo recinto del hotel se encuentra el  Nilaveli Diving Centre desde donde se pueden conocer los fondos marinos de Pigeon Island.

Al atardecer, ya de vuelta en Trinco visitamos Fort Frederick y el templo de Koneshwaram. Aquí, como en otros muchos acantilados, encontramos el mirador de Lover’s Leap. A la vuelta damos un nuevo paseo por la playa, igual de animada cada día.

Vacas y cuervos, presentes en el paseo marítimo
Ambiente al atardecer en Trincomalee
Koneshwaram Temple en Trincomalee
Trincomalee
Trincomalee


8 Trincomalee - Chenkaladi  120km
Establecemos Chenkalady como “campamento base” para los próximos días porque está a mitad de camino entre Kalkudah y Batticaloa, las visitas que nos interesan, además desde aquí parte la carretera que nos llevará de vuelta al interior de la isla dos días después.


La carretera hacia Chenkaladi no es especialmente bonita, sobre todo una vez que se deja atrás el litoral, algunos arrozales poco atractivos. Desviándose algunos kilómetros de la carretera se pueden visitar  algunos templos; nosotros continuamos hacia Chenkalady, el día de hoy tenemos un desplazamiento largo y hemos decidido tomarnos la tarde con tranquilidad una vez que lleguemos. Por suerte, nuestro hueco en la agenda se completa con una pareja tamil que nos encontramos en una de las plazas de comida tradicional y nos invitan a su casa a tomar té. El resto de la tarde lo dedicamos a conocer el pueblo a bordo de la moto.

Hora del té junto a nuestros amigos de Chenkaladi

9 Chenkaladi - Passikudah Beach (Kalkudah, 18 km)


La playa de Passikudah junto a Kalkudah, se ubica en una preciosa bahía refugiada entre dos cabos. Se caracterizaba por tener aguas limpias, tranquilas y cálidas. Desde hace unos años se están construyendo grandes hoteles de lujo que han terminado de borrar los estragos del tsunami del 2004. De alguna manera, lo que no pudieron llevarse las olas se lo han terminado llevando los “cinco estrellas”, acotando la zona de baño para sus clientes con la consiguiente reducción de zona de baño “libre” es decir, en pocos metros cuadrados de arena se congregan más personas que en el resto de la bahía (varias veces más grande). Ante este panorama , las perspectivas son un tanto desoladoras pero si sigues leyendo, más abajo le daremos una buena solución al tema. 
Passikudah Beach
El parking general (para los no V.I.P) se encuentra junto al hotel Amaya Beach, aquí llegan las furgonetas, motos, buses y demás, pagando unas pocas rupias podrás dejar tu vehículo a la sombra y disfrutar de un buen baño... Sin embargo, esta parte de la playa no es ni la  la más atractiva, ni la más fotogénica. Para ello debemos llegar justo al extremo norte de la bahía, pasar los barquitos de pescadores (que también han sido expulsados de la playa) y continuar andando, al menos hasta una zona de grandes rocas, pocos minutos más adelante. En la parte norte hay un istmo de piedra y restos de coral que protegen ese rincón del oleaje. Un poco más adelante, tras pasar un restaurante local situado junto a la playa, se llega a un sorprendente rinconcito entre rocas frecuentado por los locales de todas las comunidades, una muy buena ocasión para conversar. Para llegar hasta  allí tenemos varias opciones:


1. Cruzar toda la playa a pie desde la zona de baño público si consigues sortear a los guardias de seguridad es tarea complicada pero no imposible.


2. Conducir un poco más al norte por la carretera que rodea a la playa justo detrás de todos los resorts, entre el Resort Uga Bay y el Sunrise by Jetwing parte un camino que te llevará hasta la misma playa, eso sí al final de éste también te encontrás con los guardias de seguridad de los respectivos resorts (normalmente son muy correctos y simpáticos). En nuestro caso el guardia que se encontraba en la caseta más cercana se ofreció a  custodiar la moto y guardarnos los cascos (a la vuelta le dejamos una propina y listo). Desde ahí caminamos por la playa hasta el norte. Como variante puedes probar a hacerte pasar por VIP en alguno de los hoteles.


3. Llegar con tu vehículo hasta el final de la carretera mencionada anteriormente, te dejará cerca de los barcos de pescadores y te quitará un tramo de playa a pie, en contra:y aparcamiento sin vigilancia.

Como curiosidades: En la arena de Passikudah habitan unos cangrejos diminutos que forman unas curiosas bolitas por toda la playa al horadar la arena. El día que estuvimos en Passikudah se celebraba en Kandy la última noche del Esala Perahera coincidiendo con la luna llena, no fuimos los únicos que se ausentaron, nos encontramos en la playa con unas familias de Kandy que habían viajado durante unas cinco horas para pasar el día festivo en la playa.

Las bolitas de los cangrejos de Passikudah

10 Chenkaladi - Batticaloa

La zona de Batticaloa no nos gustó tanto como Passikudah. La playa presentaba un fuerte oleaje. Viajando hacia el norte de la península se pueden encontrar secciones más resguardadas y también comprobar los estragos del tsunami de 2004, aún muy presente en la zona.
Playa de Batticaloa
Catedral en Batticaloa
Entre Chenkaladai y Batticaloa está el restaurante Akshathai Saiva Unavakam, junto al templo Kamadsiyamman Kovil, es un buen lugar donde detenerse a comer si pilla de paso. Otra opción es el Sri Krishna Cafe, en Batticaloa. Ambos con un horario muy estricto. Dimos un paseo en moto por la pequeña isla donde se encuentran los vestigios coloniales: fuerte, iglesias, edificios... no nos pareció de interés.


11 Chenkaladi - Kalkudah Beach - Bibile
Las primeras horas de la mañana las aprovechamos para ir hasta la playa de Kalkudah. Desde la carretera que nos lleva a Passikudah hay varios caminos que bajan a la playa. Nos plantamos más o menos a la altura del Nirma Shadow Inn. Hay algo de oleaje y somos los únicos en la playa en kilómetros de distancia.

Tras recoger las cosas del alojamiento, a las 12 partimos hacia Bibile. La carretera alterna tramos de buen asfalto con otros en los que está deficiente. Nos detuvimos a comer en Padiyathalawa, junto al cruce que parte hacia Komana Road hay un bar de autoservicio (con un cartel de coca-cola fuera). La comida nos gustó mucho. Poco después del cruce, a la derecha hay un templo. Esta etapa fue la que menos nos gustó del viaje, meramente transición.

Obras en la carretera

Niños jugando al fútbol

12 Bibile - Haputale

Cometemos el error de viajar por Lunugala y Passara, carretera de montaña con asfalto en deficientes condiciones, en su lugar deberíamos haber viajado por Rideemaliyadda. Nos tomamos el viaje con calma, deteniéndonos para disfrutar del paisaje de montaña, pocos turistas recorren esta parte del país y eso se nota en cada parada.
Ruta a pie por las montañas
Érase una vez en un remoto pueblo del interior de Sri Lanka
Arrozales
El viaje nos lleva hasta Ella, una vez allí recorremos en moto varios de los puntos de interés. Nos acercamos a ver la montaña de Ella Rock desde la carretera, vamos hasta la estación de trenes, buscamos una buena panorámica de The Gap View. Descartamos la visita al Templo Rawanna y continuamos la ruta hacia Haputale siguiendo la vía del tren por la carretera local que viaja junto a la estación de Kithal, pasando la cascada de Rawana. Hay varios lugares con unas espléndidas vistas, también divisamos a algunos viajeros caminando por las mismas vías. En esta zona hay varios caminos muy bien asfaltados donde poder perderse y contemplar bonitas vistas de las plantaciones de té. Volvemos a la carretera principal que nos lleva enseguida hasta la gran urbe de Bandarawela. Si te quedas con ganas de más plantaciones también puedes desviarte un rato hasta Diyatalawa. Pocos kilómetros antes de llegar a Haputale nos detenemos ante unos de los ejemplos más evidentes de las consecuencias de la explotación del té: familias sin viviendas propias que comparten techo y suelo en terrenos muchas veces expuestos a deslizamientos de tierra y lodo, por desgracia las víctimas no sólo como consecuencia de los deslizamientos y las  inundaciones sino también de la explotación laboral se suceden anualmente. En el mirador en el que nos detenemos entablamos una conversación con uno de los operarios que nos cuenta que están construyendo un dique de contención en un proyecto de dos años de duración financiado por el gobierno de Japón. También nos informa que hace pocos años los barracones que estamos viendo al frente fueron arrastrados por un corrimiento sepultando varias vidas humanas.


The Gap View - Ella -

Fábricas del té -Ella-
Nuevos barracones construidos tras los deslizamientos de lodo

Haputale se encuentra ubicado en un fantástico entorno. Recorrer sus alrededores durante media jornada, explorando con la moto caminos y aldeas es indispensable. La puesta de sol, si no viene acompañada de niebla, es también mágica, especialmente desde los miradores de la carretera que descienden hacia Beragala, rumbo al sur de la isla. En días despejados, desde aquí se puede contemplar el Índico.

Vía del tren en Haputale
Mezquita en Haputale
Atardecer en Haputale
13 Haputale - Horton Plains - Nuwara Eliya (45 km)
Desde Haputale a Nuwara Eliya no hay muchos kilómetros pero la carretera se disfruta mucho. Se va alternando ascenso y descenso hasta que comienza la ascensión final a Nuwara y las temperaturas descienden considerablemente. Poco antes de llegar se pasa por el templo Seetha Amman Kovil, siempre muy concurrido.
Nada más llegar a Nuwara Eliya te das cuenta de que esta ciudad poco tiene que ver con el resto del país
Ascendemos hasta el Swarnagiri Maha Viharaya en Single Tree Hill para contemplar una estupenda vista de los alrededores. Otra visita que se puede hacer, es la cascada de  Lover’s Leap.


Saliendo de Haputale
Fantásticas vistas de Haputale con la neblina del amanecer

La llanura que precede el ascenso a Nuwara Eliya

On the road to Nuwara
Vistas de los alrededores de Nuwara Eliya

Recolectando el té en Nuwara -Pedro Tea Factory-
14 Nuwara Eliya - Kandy 76 km
De todo el viaje, esta fue la etapa que más nos gustó. Desde que se sale de Nuwara se comienzan a descender las plantaciones de té siempre acompañados de puestos de fruta a lo largo de la carretera, cada curva invita a detenerse. Poco antes de llegar al Tea Bush Ramboda Hotel nos detenemos en uno de las plazas de comida tradicional ubicada en el margen de la carretera. Desde ahí mismo hay también unas buenas vistas del embalse de Kothmale.
Nos detenemos a comer en el Leeds Restaurant, en Gampola, a 21 km de Kandy. Buen servicio, sabor y variedad a un excelente precio.

Kandy es una ciudad atosigante. Damos unas vueltas sobre la moto, nos detenemos para recorrer a pie las calles principales (Senanayake y Yatiduwara) y las inmediaciones del lago. Al día siguiente subimos a observar el lago desde algún punto panorámico elevado antes de partir. Por supuesto descartamos la visita al templo sagrado del diente de Buda. Nuestro paso por la ciudad era más  una parada técnica que deseada.
Comienza el desenso de Nuwara Eliya
Plantaciones de té

Ramboda Falls
Operarios en Kandy
Edificio en Kandy que me trae un recuerdo del Hawal Mahal en Jaipur
Kandy
15 Kandy - Negombo
Salir de Kandy es un tanto caótico, entre una contaminación sin igual hasta el momento vamos alejándonos poco a poco de la ciudad tras haber echado un vistazo desde el mirador sobre el  lago y rodeado éste último en moto. Hacemos varias paradas, una de ellas en Kadugannawa. Llega un momento que los puestos ambulantes venden artículos de playa lo cuál nos indica que el litoral no está lejos. A la altura de Warakaopla nos desviamos por la carretera local B456 pasando por Mirigama, se circula mucho más agusto que por la nacional A1.

Al llegar a Negombo, como cada domingo, las familias y amigos se reúnen en la playa para volar las cometas, un espectáculo que no debes perderte si coincides con la fecha.

Kandy desde el mirador
El bus
¿El Roraima de Venezuela?
Cometas en Negombo
 Si te ha gustado esta ruta, también te pueden inspirar estos otros   

VIAJES POR EL SUBCONTINENTE INDIO:



Copyright © Todos los Derechos Reservados           www.lemundoisnostro.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

También puedes escribir directamente a alfonsoaguilas@hotmail.com