sábado, 28 de enero de 2017

Ruta por los Balcanes




CONTENIDO
1 INTRODUCCIÓN:  Acercamiento al destino - Previaje - Postviaje
2 LA RUTA:  Mapas -  Itinerario - Valoración - Sugerencias
3 INFORMACIÓN PRÁCTICA:  Alojamientos - Gastos  - Enlaces
4 EL DÍA A DÍA:  Impresiones - Opiniones - Consejos - Fotografías    
1 INTRO
Este es un viaje cultural, paisajístico y humano pero también es un viaje por la historia reciente, hacia la última de las grandes vergüenzas de Europa. Es complicado saber por dónde empezar cuando hablamos de los Balcanes, centrarse en su vertiente turística desligándola de su historia y situación política actual parece una tarea compleja. Un lugar del que parece que únicamente nos acordamos para rememorar su pasado o hacer cábalas sobre su futuro inmediato obviando la realidad de su presente que continúa siendo muy duro especialmente en algunas regiones. Y así nos hemos quedado, sin término intermedio, sin presente; para muchos, los que se acercan de refilón al tema, o mejor dicho lo dejaron abandonado hace tiempo, Balcanes es sinónimo de guerra; para otros, los expertos en la materia, en algunos rincones de la zona, dígase Kosovo o Bosnia, un experimento aún en ebullición. La realidad es que también allí el tiempo parece haberse congelado para algunos y los síntomas de la postguerra se siguen sufriendo ante la indiferencia de los que pueden o pudieron haber cambiado la historia. No sólo se ha estancado el desarrollo económico.

Evolución de los distintos estados tras las guerras de Yugoslavia, Bosnia y Kosovo. Animación prestada desde Wikimedia. Fuente: Hoshie's map of the breakup of Yugoslavia by DIREKTOR 


Mirando al presente de la zona con Eslovenia y Croacia ya en la UE no es fácil predecir que habría pasado si se hubieran mantenido unidas, lo que sí parece claro es que la mayoría de estas repúblicas no atraviesan su mejor momento, mejor dicho, hace treinta años las perspectivas de futuro eran más halagüeñas. Esta sensación también la hemos encontrado en algunas conversaciones en Eslovenia y Croacia donde, a pesar de que sus economías han aguantado mejor el tirón, perciben que no se han desarrollado ni de lejos hasta el punto que soñaban.


Iglesia ortodoxa de Serbia en Kotor (Montenegro)


Como producto de la disolución de la Antigua Yugoslavia surgieron seis nuevas naciones, siete si contamos a Kosovo y Metohija, no reconocida por España y la que, para Serbia sigue siendo una provincia autónoma al igual que Vojvodina. El territorio que abarcaban todas ellas unidas era prácticamente la mitad de la extensión de España.  Montenegro no es mucho más grande que la Región de Murcia, pero con menos de la mitad de habitantes; Bosnia i Herzegovina, ligeramente más grande que Aragón.


La guerra acarreó, entre otros males, grandes desplazamientos demográficos, hoy en día existe menos mezcla pero los descendientes de la antigua Yugoslavia son en muchos casos hijos de matrimonios mixtos que a su vez eran hijos de otros matrimonios mixtos. Hoy en día, como podemos observar en el siguiente mapa, existen importantes comunidades en cada una de las nuevas repúblicas llevándose la palma Bosnia y Herzegovina cuya población se encuentra se encuentra bastante repartida entre las distintas etnias. Musulmanes, católicos y ortodoxos se reparten por el territorio. En los peores escenarios la guerra dejó limpiezas étnicas como la que se produjo en Srebrenica por parte de los serbo-bosnios sobre los bosniacos (musulmanes) la que que ocurrió en Krajina (Croacia) antes de que el ejército croata llevara a cabo una “limpieza étnica” durante la operación tormenta, o también en Kosovo donde tanto Serbios como Kosovares se acusan mutuamente de intentar haberse eliminado del mapa.



Imagen prestada por:  historicair 23:04, 16 July 2007 (UTC). Translated to Spanish by B1mbo [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY-SA 4.0-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0-3.0-2.5-2.0-1.0)], via Wikimedia Commons
BOSNIA, ¿Y AHORA QUÉ?
Me gustaría comenzar escribiendo que pasados más de veinte años desde el final de la guerra, Bosnia se ha convertido en ejemplo de integración y convivencia entre culturas y todas esas palabras bonitas pero la realidad es bien distinta, en muchos sentidos nada o poco ha cambiado. Encontramos un país estancado que se reconstruye lentamente a base de ayuda internacional, la única luz la  encontramos en Sarajevo donde una población relativamente joven con mentalidad abierta afronta los mismos problemas que la mayoría de los jóvenes del sur de Europa y también con las mismas perspectivas sombrías; concienciados en que el futuro está fuera del país se lamentan de que las únicas soluciones sociales y económicas que algunos vecinos y políticos proponen estén impregnadas, una vez más, con tintes nacionalistas. Más allá de las opiniones, existen pruebas contrastadas de que el futuro no parece ir bien encaminado, como botón de muestra, el equipo nacional de fútbol podría llamarse de todo menos combinado ya que tanto los jugadores Serbios como Croatas tienen escasa o nula representación. Los sentimientos de  indiferencia y el desinterés hacia la selección predominan en las zonas no Bosniakas. Pero si éste es un detalle, más preocupante es tal vez el siguiente: los matrimonios mixtos brillan por su ausencia. Si otrora la región era el fiel reflejo la mezcolanza de naciones y culturas que se extendían a lo largo y ancho de Yugoslavia, hoy en día se estrechan los lazos entre las propias comunidades. La mentalidad abierta y occidental predominante en Sarajevo se vio ciertamente enturbiada con la llegada de los Bosniacos llegadas de las zonas rurales en los alrededores de Tuzla y de los pueblos que ahora forman parte de Srpska como Srbrenica. Los mayores, en las familias, presionan para que se mantenga “la pureza”, no está bien visto que un miembro de una familia musulmana contraiga matrimonio con una persona de otra etnia, y, aunque en edades tempranas los jóvenes no tienen esto para nada en cuenta, rara vez se acaba consolidando en el tiempo. Durante y tras la guerra hubo muchos desplazamientos. No sólo los Bosniacos tuvieron que dejar sus tierras sino también sino los serbios que habitaban Sarajevo y otras zonas emigraron dejando un mapa étnico muy marcado tanto en el 49% del territorio de Bosnia, que corresponde a Srpska como en el 51% restante que abarca la federación croato-musulmana. La tensión está servida.


Que Bosnia continúe siendo un país muy peculiar queda reflejado en factores muy relevantes como por ejemplo: La autoridad política superior del país es el Alto Representante situando a la nación en una suerte de protectorado internacional, no hay un censo de población oficial desde hace más de 25 años, tan sólo el 1% del PIB se dedica a la seguridad social, más del 60% de los jóvenes se encuentran en situación de desempleo, el país se rige por los acuerdos de Dayton, que básicamente eran una serie de anexos con los que firmar un alto el fuego, salir del paso y sentar las bases de una futura constitución, una elevada corrupción que obstaculiza el desarrollo de la inversión nacional frente a la extranjera (que sí paga los “peajes”). Hay que recordar que parte de la población posee ascendentes croatas y por tanto también posibilidad de solicitar la doble nacionalidad, con más interés desde que Croacia accediera a la Unión Europea.


Para conocer un poco más la idiosincrasia del país creo que un par de mapas pueden ayudar comprender el el desarrollo de la ruta y las imágenes adjuntas.
 Las dos entidades presentes en Bosnia




Como se puede apreciar en la imagen, Bosnia está dividido en dos partes: La República de Srpska con mayoría de población Serbia y la Federación de Bosnia y Herzegovina en la predomina la etnia musulmana aunque en los últimos años dentro de la comunidad bosnio-croata predominante en Herzegovina (situada al sur, junto a Croacia) ha surgido un deseo de crear una tercera entidad dentro del país. Este hecho vuelve a crear ciertas tensiones y divisiones entre conciudadanos como puede observarse en Mostar, donde el río Neretva divide literalmente a las comunidades bosnio-croata y  musulmana. Por si esto fuera poco, hay que añadirle un tercer territorio que no se adscribió a ninguna de las dos entidades en los acuerdos de Dayton: el distrito de Brcko.
Como se aprecia también, Sarajevo limita con la república de Srpska, de hecho, hay barrios de Sarajevo que pertenecen a la Srpska, dichos territorios (que se vieron reducidos tras los acuerdos de Dayton en 1995) junto a otras localidades de los alrededores forman lo que se conoce como Sarajevo Oriental que, en un primer momento aspiraba a ser la capital de la República de Srpska (meramente constitucional) pero que a efectos prácticos ha tenido que ceder este título a Banja Luka (a efectos administrativos y políticos). Si bien las aspiraciones de los serbo-bosnios al inicio de la guerra eran la conquista de la totalidad y gran parte de la ciudad de Sarajevo sus expectativas se vieron truncadas con el acuerdo definitivo de paz. No podemos olvidar que la raíz de estas discrepancias marcó el origen de la guerra de Bosnia entre 1991 y 1995 motivada por la declaración de independencia de Bosnia sobre Yugoslavia y la no aceptación de ésta por parte de  la comunidad Serbia.

Turismo en los balcanes
Dirigiendo nuestro enfoque al objetivo meramente turístico también encontramos que Yugoslavia, en su conjunto era una tierra con grandes atractivos y que abarcaba a todos los públicos. La separación tampoco ha sentado igual de bien a los nuevos estados, sin lugar a dudas, Croacia, esencialmente por su litoral, ha vuelto a despertar poco a poco el interés del turista creciendo a muy buen ritmo y superando en 2015 el récord de pernoctaciones anuales que databa de 1986. Eslovenia, principalmente por su ubicación también recoge buen número de turistas, aunque muy lejos de los números de Croacia, presentándose como una versión más económica de Suiza y Austria y, además, con un rinconcito de litoral. Del resto de repúblicas parece haberse olvidado el turismo de masas (no tanto de Montenegro) cierto es que no hay grandes atractivos pero sí que podemos encontrar paisajes, naturaleza y pequeñas poblaciones con encanto. En cuanto a capitales las más interesantes, de largo son Ljubljana y Sarajevo (no tenemos en cuenta Budapest).


En cuanto a la seguridad no hay que tomar más precauciones que las mismas que tomarías en España, nos hemos sentido muy cómodos caminando tanto por el día como por la noche si bien es cierto que hemos recibido algún comentario en Bosnia con respecto al auge de robos de vehículos (especialmente de gama alta) a veces incluso encontrándose en marcha, esto nos lleva a una reflexión bastante simplona, si alquilas un coche, cuanto menos ostentoso, mejor. La circulación no se hace complicada, todas las indicaciones importantes que hemos visto en cirílico también estaban en caracteres latino y realmente tampoco hemos presenciado grandes diferencias en cuanto a la conducción. En Hungría las autopistas se encuentran en magnífico estado pudiéndose alcanzar la velocidad de 130 km/h. En Bosnia hay muy pocos kilómetros de autovía en todo el país pero las carreteras presentan buen estado. En Serbia la autopista principal está en buenas condiciones, cruza todo el país y es muy económica, las carreteras secundarias por las que transcurrimos la mayor parte del tiempo estaban bien también.


Algo que no debe faltar en una ruta por los balcanes es darse una vuelta alguna noche por la zona de ocio y disfrutar el ambiente (por desgracia aún ahumado)  de su música en vivo. Locales pequeños donde el público suele participar cantando las canciones lo cual crea una atmósfera muy emotiva. También es llamativo, tanto Bosnia como en Montenegro, los clientes suelen ser acomodados en alguna mesa, normalmente guiados por personal al entrar a un local. 

En cuanto a la gastronomía tampoco hay grandes diferencias, es decir, no tendrás problemas para encontrar algo que te guste, destacaría la carne, las sopa/cremas y los hojaldres, pastas, masas... la parte positiva es que se fusiona la cocina mediterránea con la oriental, la griega y la húngara. El precio es considerablemente más bajo que en España. Esto es extensible a todos los gastos del viaje en términos generales.  


2 LA RUTA
Tras haber visitado previamente otras antiguas repúblicas Yugoslavas (Eslovenia, Croacia y Serbia) El motivo fundamental del viaje era tener un primer acercamiento a Bosnia y Montenegro. Aprovechamos para visitar tres destinos en Hungría y también hicimos un par de noches en ruta en Serbia. Partimos desde Budapest la cuál, en sí, ya es un aliciente; como conocíamos la ciudad no le dedicamos nuestra atención. Budapest se encuentra a poco más de dos horas de la frontera con Serbia y tan sólo un poco más de Croacia. Otras alternativas de punto de partida y económicas para hacer una ruta parecida son: Trieste o Timisoara (desde Valencia)  y Skopje o Sofía (desde Barcelona).


Antes de partir, los lugares que más nos llamaba la atención y a los que intentaríamos llegar de cualquier manera eran Sarajevo, Mostar y  los fiordos de Kotor. Nuestra intencion era llegar hasta Sarajevo   cruzando Serbia, recorriendo el río Drina y volver a Hungría atravesando Bosnia. Nos habría gustado llegar hasta Bihac pero se quedaba realmente alejado de nuestro itinerario. A favor teníamos que las previsiones meteorológicas no eran realmente adversas así que pudimos llevar a cabo la ruta en su totalidad.


MAPA
Aquí puedes ver el itinerario con detalles en google maps
Mapa de la ruta. En verde, las pernoctaciones. Distintos colores ida (hasta el punto más lejano) y vuelta


ITINERARIO
Decepcionante. Desde nuestro punto de vista, está sobrevalorado   ★★ Puede ser interesante en otra época o  para viajeros con algún interés específico. ★★★ Está bien. Debe incluirse en el recorrido si hay tiempo suficiente.  ★★★★ Muy interesante. No debe faltar en tu ruta ★★★★★ Lo mejor de la zona (o de la ruta). No dudes en dedicarle más tiempo.


Día
Etapa
Valoración
1
Málaga - Budapest
Vuelo
2
Budapest - Szeged  -  Novi Sad
★★★
3
Novi Sad - Mokra Gora
★★
4
Mokra Gora - Drvengrad -Višegrad - Ruta Drina - Sarajevo
★★★
5
Visita Sarajevo (Nochevieja)
★★★★★
6
Sarajevo - Mostar - Kotor (Visita nocturna)
★★★★
7
Kotor (Ascensión a la fortaleza) - Ruta Fiordo - Budva - Virpazar - Kotor
★★★★★
8
Kotor - Trebinje -Poçitelj - Buna - Blagaj - Sarajevo
★★★
9
Sarajevo - Zenica - Pecs
10
Pecs  
★★★★
11
Pecs - Szetendre - Aeropuerto Budapest - Málaga
★★★


Lo que no hicimos (y mucha gente hace)
Pasear por Budapest. ¿Cómo, voláis a Budapest y no visitáis la ciudad? Ya la conocíamos, no era nuestro objetivo, es cierto que Budapest siempre merece una visita pero queríamos exprimir la ruta al máximo así que la dejamos de lado, eso sí, el último día dimos un paseito en coche a lo largo del río que nos consoló en parte.

Llegar hasta Dubrovnik. En verano puede llegar a ser un verdadero parque temático. La dejamos de lado ya que la conocíamos y llevábamos el día  un poco ajustado. Al finalizar la etapa y viendo el resultado de la misma igual no habría estado mal haber realizado un pequeño desvío y visitarla.

Peregrinar a Medugorje. Desde hace un tiempo se ha vuelto popular entre algunos fieles debido a la atinada “aparición” de la virgen María en territorio “católico”. Suerte que no le haya dado por aparecer en tierras vecinas...


Lo que nos hubiera gustado hacer (de haber tenido más tiempo)
Cruzar de Bosnia a Montenegro, o viceversa, por la carretera que te lleva cerca del parque nacional de Durmitor, en Montenegro (esto conviene no hacerlo en invierno).


Visitar Esztergom en Hungría, no muy lejos de Budapest. Estaba en los planes pero no tuvimos tiempo.


Relajarnos en algún balneario. Hungría es el paraíso para pasar un viaje de baño en baño pero bueno, eso para otro viaje porque Hungría merece un viaje por sí sola y si tienes tiempo puedes combinar con cualquiera de de sus países vecinos.


Lo que cambiaríamos (de lo que sí hicimos)
Trebinje, Blagaj y Virpazar. No son los reyes magos de los balcanes sino tres pueblos por los que pasamos sin pena ni gloria. Haber invertido su tiempo en cualquier otra cosa habría sido más interesante. Probablemente en verano cambiaría esta percepción si aprovechamos para disfrutar de la naturaleza en los dos últimos; el primero no se salva de la hoguera.


3 INFORMACIÓN PRÁCTICA
ALOJAMIENTOS
De todos los alojamientos en los que estuvimos, nos gustaría destacar los siguientes:
Novi Sad: Hotel Vojvodina Situado justo al lado del ayuntamiento y en pleno bullicio ofrece aparcamiento gratuito en su interior (aunque en un primero momento nos dijeron que no tenían disponible y tras insistir accedimos a su patio interior y había varias plazas disponibles)
Mokra Gora: Mateja Guest House Sencillamente sensacional.


ENLACES
WEBS
Revista Balcanes. Fuente: Revista Balcanes
Beauty of the Balkans: a perfect weekend in Kotor Fuente: Lorna Parkes, Lonely Planet
Artículos sobre Montenegro Fuente: Lonely Planet
Películas sobre la antigua Yugoslavia Fuente:  Filmabouit.com
Noticias sobre los balcanes Fuente:  Balkaninsight.com


ARTÍCULOS
Navidad en los balcanes Fuente: Revista Balcanes
El muro oculto de Mostar Fuente: Monserrat Radigales en El Periódico
Guerra civil en Yugoslavia Fuente: Gervasio Sánchez en Heraldo.es

FOROS
Algunas cuestiones sobre Yugoslavia Interesante rincón de preguntas y respuestas sobre cualquier país Fuente: Quora


4 DÍA A DÍA
1  MÁLAGA - BUDAPEST
Como nuestro vuelo llegaba a medianoche decidimos alojarnos en Vecsés, una localidad situada junto al aeropuerto que dispone de una amplia oferta de alojamientos. Realmente era una opción muy conveniente ya que la compañía con la que habíamos reservado nos cobraba un elevado recargo en caso de recoger el coche fuera de horario por lo que lo habíamos reservado para primera hora del día siguiente. Nos desplazamos en taxi hasta nuestro alojamiento por unos 7 €. Tan sólo hay una compañía de taxi (Fötaxi) y funciona con prepago; al salir, junto a la parada de taxis hay una caseta donde tan solo hay que indicar a donde se va, pagar y esperar al taxi en cuestión.
Reservamos el coche a traves de www.rentalcars.com eso sí, advertimos que la única compañía que permite viajar a Bosnia y Montenegro en el aeropuerto de Budapest es Hertz. Este hecho es muy importante ya que cualquier otra compañía con la que reserves no te permitirá viajar a través de esos países. Algunas sí permiten el viaje a Serbia; ninguna te dejará viajar hacia Ucrania.
En nuestro caso, el alquiler de un Suzuki Swift con neumáticos de invierno (tiene un suplemento) nos salió por 415 €. Incluye: Seguro a todo riesgo + cobertura para cubrir la franquicia + conductor adicional (nos lo regalaron, 25€) + cadenas, 12 € + Suplemento por cruce de fronteras, 25 € +  sello para circular por las autopistas de Hungría.


2 BUDAPEST- SZEGED- NOVI SAD
Comienza la ruta y hacemos una pequeña parada en Szeged. Bonito pueblo situado muy cerca de la frontera con Serbia, en un par de horas se puede visitar su casco histórico. Justo al pasar la frontera, desviándose lévemente queda Subotica, no tuvimos tiempo para acercarnos porque empezaba a anochecer y nevar así que queríamos llegar a Novi Sad sin imprevistos pero si tienes tiempo creo que puede ser una buena parada, al menos llama la atención el simple hecho de que su población se encuentre dividida a partes iguales entre Croatas, Serbios y Húngaros por lo que se pueden contemplar también diversos estilos arquitectónicos. Finalizamos la jornada en Novi Sad, capital de Vojvodina y por donde también fluye el Danubio. Una ciudad con mucha vida y una preciosa plaza principal (Trg Slobode o Plaza de la Libertad). De Novi Sad no deberías pasar sin disfrutar una noche de su ambiente nocturno especialmente la calle Laze Teleckog donde predominan los locales con música en vivo algo muy extendido también en el resto de repúblicas ex yugoslavas.


3 NOVI SAD - MOKRA GORA
Atravesamos el Most Slobode (Puente de la libertad) bajo el cual se encuentra la playa de Novi Sad. A los pocos kilómetros de dejar la ciudad tenemos unas bonitas vistas de la ciudad. La carretera continúa atravesando el parque nacional de Fruska Gora. Justo al pasar este parque, al poco de comenzar la ruta ya hemos visto lo más interesante que nos deparará la ruta hasta pasadas algunas horas cuando atravesemos algunos puertos de montaña y nos detengamos a ver la casa sobre el río Drina en Bajina Basta; al otro lado del río, Bosnia, nuestro primera acercamiento.
La casa sobre el Drina, entre Bosnia y Serbia

Las aguas del Drina marcan gran parte de la frontera entre Bosnia y Serbia y termina desembocando en el Sava que delimita a su vez toda la frontera norte entre Bosnia y Slavonia (Croacia). El Sava, a su vez, al llegar a Belgrado, vierte sus aguas en el Danubio, que como, también marca los límites fronterizos de varios países europeos.


4  MOKRA GORA - DRVENGRAD - VISEGRAD - RUTA DRINA - SARAJEVO


Nos acercamos a Drvengrad (pueblo de madera)  un insólito pueblo creado por el director de cine Emir Kusturica para la película “La Vida es un Milagro” y donde anualmente se celebra el festival de música y cine de Kustëndorf. Muy cerca de aquí se encuentra la estación de esquí de Zlatibor.


Azul y blanco. Casa típica de las montañas
Drvengrad
Que todos los estudiantes de la federación de Bosnia y Herzegovina suelan tener como lectura obligatoria durante sus estudios “El Puente Sobre el Río Drina” ya de por sí es un aliciente para hacer una pequeña parada en Višegrad antes de continuar nuestra marcha y recorrer una carretera que enamora, especialmente en el tramo que nos lleva, junto al Drina, hasta Gorazde. El puente en sí, como obra arquitectónica no tiene gran cosa en especial si lo separamos del contexto histórico. Nos trae un aire a los que hay en Badajoz, Mérida o Córdoba, por ejemplo. 
Puente Mehmed Paša Sokolović, sobre el Drina

Otro paisaje espectacular lo divisamos al pasar Pale, muy cerca ya de Sarajevo, cuando atravesamos un bosque de pinos nevados. La carretera está en muy buenas condiciones y reconozco que antes de partir éramos un tanto reticentes con la idea de llegar a Sarajevo por una vía (junto al río Drina) que no es la principal, nos preocupaban las condiciones metereológicas adversas por eso, queremos agradecer la información detallada de Enis www.destinationsarajevo.com que nos ayudó a no variar nuestros planes originales. En Višegrad también se puede disfrutar de un pequeño rincón creado por Emir Kusturica llamado Andricgrad, en honor al escritor Ivo Andric, abierto al público desde 2014.
Iglesia en Andricgrad
5 SARAJEVO (Nochevieja)  
Que Sarajevo es una ciudad intensamente vinculada a la historia es un hecho irrefutable, muchas de las secuelas (como los impactos de bala) intentan ser disimulados. Desde hace un tiempo empiezan a proliferar los museos, galerías y “atracciones” relacionadas con el asedio que sufrió la ciudad durante casi cuatro años.

Catedral católica en Sarajevo
Por otra parte no podemos olvidar que fue aquí donde se produjo el hecho que desencadenó el inicio de la primera guerra mundial, un día de junio de 1914. Entre las calles Titova y Ferhadija se puede contemplar  llama eterna, homenaje a las víctimas que lucharon durante la segunda guerra mundial hasta la liberación de la ciudad el 6 de abril de 1945. Producto de tanta desgracia quedan sus enormes cementerios.
Cementerio en Sarajevo 

Sin duda Sarajevo es la ciudad musulmana más laica del mundo, a todas luces una ciudad europea más donde sus habitantes salen a tomar café, cervezas, comen cerdo y visten con estilo occidental. Durante el invierno no encontrarás más mujeres con velo que las encontrarías en Madrid aunque la cosa empieza a cambiar en verano con la llegada de los nuevos turistas de larga estancia adinerados de medio oriente (kuwaitíes, saudíes, qataríes y emiratíes) que han comprado en los últimos años una residencia en Sarajevo trayendo consigo un idioma y costumbres diferentes las cuales sorprenden y asustan por igual a los jóvenes locales que rechazan abiertamente cualquier retroceso en sus libertades. El último escándalo: un centro comercial donde no se sirve alcohol y urbanizaciones privadas con carteles exclusivamente en árabe (lengua que los bosnios ni hablan ni leen). Muchos también tienen presente que gran parte de las mezquitas han sido restauradas con donaciones provenientes de países musulmanes.


Tranvía en Sarajevo  
Algo tiene Sarajevo que la hace especial y diferente y ese algo no es ningún misterio sino que se aprecia a simple vista la mezcla cultural, hecho que le ha llevado a ser apodada “La Jerusalén Europea”. Tal vez hoy en día la ciudad presente la mezcla social que reunía antes al inicio de los noventa, hoy en día la población musulmana es inmensamente mayoritaria, sin embargo el respeto hacia otras culturas queda patente incluso en la arquitectura de la ciudad donde podemos encontrar iglesias y mezquitas cogidas de la mano. Uno de los lugares más significativos de la ciudad lo encontramos en la marca en el suelo que simboliza el encuentro de culturas, en la calle Ferhadija junto al mercado Bruza Bezistan


Aquí podemos comprobar como los estilos austrohúngaro y otomano se conectaban en Baščaršija, reflejo de esta ciudad, puente entre occidente y oriente. Muy cerca de ahí se encuentra la famosa biblioteca Vijécnica, quemada durante la guerra y reabierta desde 2014, hoy en día también sede del ayuntamiento.
Mezquita en Sarajevo 


6 SARAJEVO - MOSTAR - KOTOR (Visita nocturna)
Como dijimos al inicio, trataría de incluir o bien a la ida o a la vuelta una parada en Dubrovnik. Aunque es un destino preferentemente veraniego, también puede ser visitado fuera de la temporada estival. (Si viajas en verano también me acercaría a su vecina Cavtat).


 Vistas  de  Mostar 
Si bosnia es un reflejo de lo que un día fue Yugoslavia, Mostar es, del mismo modo, otro reflejo de la Bosnia actual, situada cerca de la frontera Croata y de la Republica Srpska. Tiene un casco antiguo pequeño pero muy bonito que se recorre en pocas horas. En verano se pueden disfrutar de los saltadores del puente.  Puede ser un buen lugar desde el que realizar distintas excursiones 


En Mostar el termómetro da una tregua con respecto a Sarajevo, la temperatura sube siete grados y alcanza los 0ºC. Ya nos habían advertido que sería así. Hemos entrado en Herzegovina tierra de grandes vinos y mucho más ya que es en este territorio con un clima suavizado por el Mediterráneo donde crecen la mayoría de las plantaciones del país. De hecho, según nos desplazamos hacia la costa la temperatura irá en aumento hasta alcanzar los +7ºC en la noche. Al día siguiente, con el sol la temperatura incluso se doblará.
Atardecer  en Mostar 
Al llegar  a Kotor el pueblo nos sorprende muy gratamente por su stari grad (ciudad vieja) perfectamente  iluminada, lo que hace obligatoria una visita nocturna. Lejos de lo que podíamos esperar (una noche tranquila de resaca) nos encontramos con mucho movimiento por las calles y música en directo en algunas plaza, en Montenegro se celebra el año nuevo durante tres noches consecutivas.


7 KOTOR (Ascensión a la fortaleza) - RUTA FIORDO- BUDVA - VIRPAZAR - KOTOR
La primera actividad del día es el ascenso a la fortaleza (San Giovanni) desde la cuál hay unas vistas espectaculares del fiordo aunque, para mi gusto, las mejores vistas están durante el camino. El ascenso dura entre 45 minutos y una hora. Por el camino hay una iglesia y una mirador donde se detiene la mayoría de la gente a descansar.

Justo antes de llegar a la fortaleza sale otro camino que, a través de una ventana en el muro, te lleva a una iglesia Sveti Jovan que queda en el valle situado a espaldas de la fortaleza.
Tras esto damos un paseo diurno por Kotor y posteriormente emprendemos la ruta en coche alrededor del fiordo. La carretera transcurre siempre a nivel del mar,  rodeando toda la península, pasando por Porto Montenegro.

   Iglesia de Sveti Jovan desde la ventana 
Paeando por  Kotor 
La primera parte, la que lleva hasta Lepetane es una vía sin pintura en la que hay que detenerse en varias ocasiones para dejar pasar a los coches que vienen de frente. Estamos en temporada bajísima, el verano por aquí puede ser terrible. Durante la ruta se pueden contemplar las dos islas con sendas iglesias ortodoxas frente a Perast aunque las mejores vistas se obtienen desde esta última localidad. Nuestro paseo se detiene en Budva que es algo así como la reina de la vida nocturna durante el periodo veraniego, aún así, se nota que muchos turistas están pasando unos días de vacaciones por la zona. La playa están llenas de terrazas, todas abarrotadas, la temperatura asciende a 15º, por un momento parece que estemos en verano. Budva es bastante interesante, se recorre en poco tiempo, yo no me lo saltaría. 
Playa de Budva

A continuación pasamos y nos detenemos brevemente en Sveti Stefan, lo vemos así, desde lo lejos, creo que mantienen su política de no poder acceder salvo que estés alojado. De todos modos, es enero, lo mejor sería poder disfrutar de sus aguas y me parece que no será esta vez. Así que en Lučice tomamos la carretera de montaña que nos regala unas bonitas vistas del litoral pero nos hace aterrizar en Virpazar con poco margen de luz, es nuestro destino final (el regreso lo haremos con menos curvas y más corta). Esta última parada nos decepciona aunque compensa la comida-cena que tomamos ahí (recuerdo que poco después de las 4 empieza a oscurecer). Virpazar tiene un castillo en ruinas sobre el lago Skadar, el más grande del sur de Europa y cuyas aguas son compartidas con Albania. Probablemente en verano el pueblo gane mucho y se puedan disfrutar de paseos en barco, actividades naúticas etc... pero no es el caso en esta época. Teníamos planeado, si nos daba tiempo, visitar también Rijeka Crnojevića en esta jornada, nos quedamos con las ganas ya que allí hay un meandro que parece ser bastante fotogénico pero finalmente lo descartamos, era de noche y poco íbamos a ver así que si has tenido la oportunidad de conocerla y quieres compartir tu opinión, ya sabes. Como dijimos, Montenegro no es mucho más grande que la Región de Murcia así que el regreso hasta Kotor se hace en poco más de una hora.


8 KOTOR - TREBINJE - POÇITELJ - BUNA - BLAGAJ - SARAJEVO
Sinceramente esperábamos más de esta jornada. Si bien es cierto que el tiempo no acompañó mucho creo que la estación del año tampoco. Salimos con una fuerte lluvia por lo que tuvimos que descartar la visita de Perast que,  junto a Kotor y su bahía, está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por fortuna, como el pueblo es muy pequeño y se encuentra acostado junto al mar, la carretera que lo atraviesa nos permite hacernos una idea de lo que nos perdemos. Primera parada será en Trebinje, tras cruzar la frontera con la República Srpska y no nos cabe duda de que estamos ahí, la ciudad se encuentra repleta de banderitas de la república. No hay mucho que hacer ahí, de lo mejor puede ser degustar o comprar algunos de sus vinos, dar un breve paseo o subir al castillo desde donde poder disfrutar de las vistas.
Tejado en Pocitelj

Poco después entramos de nuevo en Herzegovina, ahora son las banderas croatas las que están desplegadas por las pequeñas poblaciones que atravesamos antes de llegar a Pocitelj, aquí invertimos el 90% de las fotos del día. 
Paseando por Pocitelj
Posteriormente nos desplazamos hacia Blagaj donde se puede contemplar el monasterio de Derviches sufíes o junto al nacimiento del río Buna. De nuevo, en verano este lugar se disfrutaría mucho más. Resumen de la jornada, menos mal que nos encontramos con Pocitelj, sólo por eso ya mereció la ruta, bueno, ésto y el paseo nocturno que hacemos en el casco histórico de Sarajevo, al llegar, recién nevado, impresionante.  A toro pasado  habernos detenido en cualquiera de estas localidades: Konjic, Stolac o Herzeg Novi probablemente habría sido más interesante. ¿Las conoces? ¿Te gustaron?


9 SARAJEVO - ZENICA - PECS
Comienza la operación retorno que nos llevará a Budapest pasando por Pecs aunque de camino nos detenemos en Zenica para comprobar un poco el lado más profundo de Bosnia. Zenica no es Sarajevo, ni se le parece, el ambiente es muy gris y gélido, a pesar de ello nos sorprende encontrarnos con la mitad de la ciudad en la calle. En el centro no vemos sitios para comer más allá de algunos kebabs por lo que, al volver, descubrimos que la otra mitad de la ciudad se encuentra en el centro comercial, donde habíamos dejado el coche antes iniciar el paseo. Desde ahí hasta Pecs nos queda un ratito de viaje, volveremos a entrar en la república de Srpska por la singular Doboj, después atravesaremos un trozo de Croacia y finalmente entraremos en Hungría.  
Niños jugando junto al cartel "No olvidamos Srbrenica"

10 PECS
Para algunos, Pecs es la ciudad más bonita de Hungría, para mi gusto sería una osadía querer compararla con Budapest. Aún así, no discuto que tiene garantizada la medalla de plata. Pecs bien merece un día, al menos de invierno, y si se te queda corto siempre puede aprovechar el resto de jornada para disfrutar de alguno de los balnearios de los alrededores (en la misma ciudad no los hay). Mejor que tratar de explicarte la belleza de la ciudad te dejamos una serie de fotografías que hablan por sí solas. Disfruta del paseo virtual.




11 PECS - SZETENDRE - Aeropuerto Budapest - MÁLAGA
El vuelo sale por la tarde así que aprovechamos para visitar Szetendre antes de partir. Cualquiera que se visite Budapest debería incorporar en su plan de ruta alguna excursión a las localidades de la ribera del Danubio. Esztergom es otro destino muy a tener en cuenta, a 500 metros de allí previo paso por puente, Sturovo, en Eslovaquia, su ciudad hermana. Es viernes y hay bastantes turistas en Szetendre, da la sensación de que en verano con el funcionamiento de los paseos en barco por el Danubio debe de haber buen ajetreo por aquí.

                   

Copyright © Todos los Derechos Reservados           www.lemundoisnostro.com


























Sarajevo 









































































No hay comentarios :

Publicar un comentario

También puedes escribir directamente a alfonsoaguilas@hotmail.com