Recorriendo Noruega en coche


Hace muchos años, la revista de viajes National Geographic Traveler, eligió los fiordos de Vestalnd, como la atracción mejor conservada entre todas las de la lista de la UNESCO. Mientras otros rincones del planeta se consumen lentamente, Noruega ha sabido encontrar el balance justo entre los visitantes esporádicos y los que conviven con el medio durante los doce meses.


1 INTRO
De todos los países que he recorrido, Noruega es uno de los que guardo un cariño especial, sin duda está entre mis cinco favoritos. A nivel paisajístico no hay nada parecido en la Europa continental, ciertamente Suiza posee una bellleza natural espléndida, también hay preciosos rincones en el resto de países que comparten los Alpes pero en Noruega hay un plus, el mar y sus fiordos.

Aunque todavía son muchísimos los viajeros que se decantan por el barco como opción para visitar los fiordos noruegos, desde aquí queremos romper una lanza a favor del viaje en coche. En los últimos lustros, el gobierno noruego lleva trabajando en la mejora, acondicionamiento y señalización de sus vías con el fin de hacer del camino el verdadero viaje. Para ello ha elaborado una lista con las carreteras escénicas nacionales. Hacia 2011 úniamente 4 tramos de carretera formaban parte de este grupo selecto, hoy en día (2019) ya hay 18 tramos de interés transitables.

Las carreteras escénicas nacionales transcurren bordeando los fiordos, dibujan trazos en las montañas del interior, surfean las principales playas del sur y como no, viajan hacia el norte hasta cruzar el Círculo Polar terminando en el Océano Glacial Ártico.

2 LA RUTA
Nuestro itinerario transcurre por algunas de las carreteras arriba mencionadas. Os adelanto que es totalmente compatible con el disfrute de los fiordos. Incluso podemos optar por navegar por los dos más destacados, el de Geiranger y Naero (en ferries públicos), ambos incluidos en la lista de patrimonio de la UNESCO.
Viajamos en vehículo de alquiler, durante la última semana de agosto, cuando la temporada alta ha terminado y el cruce de fiordos montando el coche en los ferries sin colas. Es probable que durante los meses de junio y julio haya más tráfico.  Exploramos la franja que abarca desde Stavanger hasta Andalnes.

ITINERARIO
 Decepcionante. Desde nuestro punto de vista, está sobrevalorado   
★★ Puede ser interesante en otra época o  para viajeros con algún interés específico.
★★★ Está bien. Debe incluirse en el recorrido si hay tiempo suficiente.  
★★★★ Muy interesante. No debe faltar en tu ruta
★★★★★ Lo mejor de la zona (o de la ruta). No dudes en dedicarle más tiempo.

DÍA
ETAPA
VALORACIÓN
1
ALICANTE - OSLO - STAVANGER
★★★
2
STAVANGER - PREIKESTOLEN - TAU
★★★★★
3
TAU - CARRETERA ESCÉNICA DE RYFYLKE- ROLDAL - BERGEN
★★★★
4
BERGEN - GUDVANGEN
★★★★
5
GUDVANGEN - FLÄMSBANA - NAEROFJORD - STALMHEIMSKLEIVA - CARRETERA ESCÉNICA DE  JOTUNHEIM- LOM - GEIRANGER
★★★★★
6
GEIRANGER - DALSNIBBA - GAMLE- STRYNEFJELLSVEGEN (Carretera 258) JOSTEDALSBREEN - HELLESYLT - GEIRANGER
★★★★★
7
GEIRANGER (Crucero por el fiordo de Geiranger) - CARRETERA DEL ÁGUILA - CARRETERA DE LOS TROLLS- TROLLVEGGEN -ANDALNESS - OSLO
★★★★★
Lo que más nos gustó (y no debes perderte)
Noruega nos gustó de cabo a rabo, difícil quedarse con un lugar. Si acaso, decir que, aunque muchos son los que llegan a Noruega a bordo de cruceros, recorrer en coche el país, es una experiencia increíble. 
Lo que cambiaríamos (una vez hecho el viaje)  
Quitaríamos la vuelta que dimos desde Stryn hasta Stranda, pasando por Hellesylt, al oeste de Geiranger, muchos kilómetros y nada nuevo en este camino.
Lo que no hicimos (y mucha gente hace)
Subir en el tren de Flam
Lo que nos hubiera gustado hacer (de haber tenido más tiempo)
- ¡Recorrer todas las carreteras escénicas!
- Haber tenido un poco más de tiempo para pasar unas horas en Lillehammer, que nos quedaba en la ruta de vuelta hacia Oslo.
- Visitar Alesund, una de las ciudades más bonitas del país y Kristiansund, incluyendo la carretera del Atlántico, la más bonita del mundo, según el diario británico The Guardian.
- Regresar a Oslo recorriendo algún tramo de la carretera 51, por ejemplo el que pasa por Gjendesheim y Beitostolen.
- Realizar algún trayecto más en ferry regular, por ejemplo el que conecta Kaupanger con Gudvangen en el precioso Naero Fjord o el que une Balestrand y Fjaerland en el Sognefjorden.

3 INFO
CIRCULANDO  
Viajar en coche por Noruega es bastante seguro, el único peligro son los animales que puedas encontrarte en tu camino, el hielo y los radares. Para todo ello hay una solución muy efectiva, circular respetando los límites de velocidad y estar pendiente de las señalizaciones.
Por otra parte, hay varias datos que conviene tener en cuenta antes de planear un viaje en coche por Noruega:
Velocidad y tiempos
La velocidad en las autopistas y algunas otras carretras importantes es de 90km/h (con algunas excepciones de 100km/h), pero ninguna autovía se encuentra en la zona de los fiordos. El resto de carreteras tiene un límite de 80km/h. Por lo que replantéate el cálculo de las distancias y tiempos.
Carreteras de montaña y cuándo viajar
Para viajar tranquilamente lo más recomendable es hacerlo durante la época de verano, de lo contrario habrá que echar un vistazo a qué carreteras están abiertas y cuáles no ya que muchas carreteras quedan cerradas durante buena parte del año.
Normas de  conducción
Las luces de cruce deben estar siempre encendidas.

ALOJAMIENTOS

Optamos por alojarnos en cabañas de los campings. Suelen estar equipadas con cocina. Recomendamos todas ellas, buena relación calidad - precio. En el mapa del viaje puedes encontrar la ubicación de los lugares donde pernoctamos.

ENLACES DE INTERÉS
4 DÍA A DÍA
Aunque se aproxima mucho a la verdad, el título de esta ruta sea “una semana en Noruega”, no es del todo cierto y os explicamos por qué: Aterrizamos un sábado a mediodía en Oslo y partimos el domingo de la semana siguiente, también por la mañana, sin embargo, ni ese primer sábado ni el último nos alojamos en ningún lugar sino que aprovechamos las noches para desplazarnos, por tanto, para hacer  la misma ruta sin desplazamientos nocturnos, habría que recortar por algún sitio.

DÍA 1
Oslo
Al margen de que nuestra intención era dedicar el máximo de tiempo a los fiordos, tampoco nos pareció que Oslo fuese una de esas ciudades en las que nos habríamos quedado mucho más tiempo. Pasamos allí un día mientras esperábamos el vuelo del último integrante del grupo, lo que nos obligaba a viajar de noche para ahorrar algo de tiempo en nuestra ruta, por lo que de no haber sido por este hecho, habríamos partido directamente una vez llegado al aeropuerto para hacer noche en Stavanger por lo que habríamos prescindido de la visita de la capital Noruega. Como era sábado aprovechamos para disfrutar un rato de la música en directo que ofrecen muchos de los locales del barrio de  Grünerlokka. 

A destacar en Oslo, además del edificio de la Ópera, al otro lado de la fortaleza se encuentra el muelle, donde se ubica el museo de arte moderno. En las calles principales encontramos la Catedral, el Parlamento, la plaza del Ayuntamiento, la Galería Nacional y los jardines del Palacio Real.

Entre otras, una de las desventajas de viajar por la noche era la imposibilidad de disfrutar de los paisajes del litoral sur de Noruega, a favor, ganar ese tiempo para recorrer los fiordos.
Oslo Opera
Vida nocturna en Oslo
A pocos kilómetros de Stavanger

DÍA 2
Stavanger
A pesar de que Stavanger es la cuarta ciudad por número de habitantes del país, la sensación no deja de ser de que estamos en un pueblo grande. La vida suele girar alrededor del muelle. Como será una costumbre a lo largo de la ruta, destaca el medio centenar de coloridas casas de madera que componen el núcleo urbano con llamativos carteles y un coqueto puerto alrededor del cuál se desarrolla la mayor actividad comercial de la ciudad. De vez en cuando atracan algunos mastodontes marinos que desentonan con la belleza del entorno.
Una mañana fue suficiente para recorrer las principales calles. Muy cerca del puerto se encuentra el Citiy Park, una zona verde con un gran estanque.
Paseando por Stavanger
Stavanger

Para llegar al Preikestolen en coche propio hay dos opciones, una es tomar el ferry desde el mismo puerto de Stavanger hasta Tau y la otra es viajar hacia el sur y cruzar de Lauvik a Oanes en poco más de 10 minutos.Nosotros optamos por esta segunda opción. Justo ahí, en Oanes tiene inicio la carretera escénica de Ryskylfe, que nos llevará hasta Roldal.  Al poco de salir de Stavanger decidimos desviarnos un poco para la playa de Sola, una espectacular y desangelada franja arenosa del Mar del Norte.  A pocos kilómetros al sur de Sola tiene inicio una bonita carretera que enlaza distintas playas (stranden). Tal vez la más destacadea sea la de Orre.

Con un poco de suerte podrás disfrutar de las espectaculares vistas del Lysefjord desde la cumbre del Púlpito, la famosa roca vertical con una caída de  604 metros.

Con más tiempo se puede completar esta ruta haciendo otra ruta de senderismo hasta la roca colgante de Kjerag y luego tomar un ferry hasta Songesand con lo que disfrutaríamos parte del fiordo Lyse desde el agua.
Subiendo al Preikestolen

Preikestolen
Preikestolen
DÍA 3
Uno de los mayores gozos de recorrer Noruega en esta época del año (agosto) son los amaneceres, días en los que el cielo se muestra un azul majestuoso y otros momentos en los que la neblina no termina de despegarse de los valles.

Valle de Ryfylke
RYFYLKE - Carretera escénica- 
Retomamos la carretera escénica de Ryfylke hacia Roldal, hacemos buena parte de la ruta circular, ascendemos por la carretera 13 que viaja junto al lago Suldalsvatnet  pero también se puede optar por la carretera 520 (en peor estado), recorriendo el fiordo de Sauda, para ello debemos tomar el Ferry para cruzar desde Sand a Ropeid, o desviarse un poco más al sur, por la carretera 517.

Roldal queda a pocos kilómetros de la carretera principal, a partir de Roldal la ruta transcurre por pequeños pueblecitos, con cascadas, lagos y montañas en los alrededores, llegamos a Odda. Poco después de Odda encontramos el municipio de Tyssedal donde nos poedemos desviar para subir hasta la famosa formación rocosa de Trolltunga.

Continuando hacia el norte destcamos los pueblos de Lofthus y Kinsarvirk, separados por pocos kilometros.
La carretera nos lleva hasta Bergen, el último tramo, desde el último paso en ferry, es el menos interesante.

NOTAEn nuestra ruta cruzamos en ferry desde Kivansirk a  Utne y de ahí a  a Kvanndal. Hoy en día (2019) ya está en funcionamiento el puente colgante de Hardanger que cruza de Brimnes  Bruvarik por lo desde Nesvik hasta Bergen no hay necesidad de Volver a subir a bordo de un ferry. En 2014 era el puente más largo de Noruega y 10º del mundo.  
Carretera escénica de Ryfylke


Añadir leyenda


Lago Sandvevatnet al pasar las cascadas de Latefössen

DÍA 4
Bergen
Dedicamos mediodía a recorrer Bergen, también conocida como la ciudad entre las siete montañas (Sí ya hay alguna con el mismo nombre por ahí). Nos acompaña un cielo gris y una fina lluvia que va y viene; por suerte será la única en todo el viaje. El Bryggen (muelle o embarcadero) en Bergen tiene un carácter especial pues es el barrio principal de la ciudad, desde hace años considerado patrimonio de la UNESCO.. Junto a él encontramos los antiguos edificios construidos con la intención de resistir el ataque tanto del frío como del mar. Como en todas las ciudades noruegas, lo trascendental vive entorno al mar. Entre los edificios principales destacaríamos: El Salón de Haakon, del siglo XIIIaquí encontramos el Museo de Bryggen (punto de encuentro entre los lugareños) Museo Hanseático,  el acuario, la catedral y las iglesias de Korsk y Santa María.  

Visita obligada es el mercado del pescado (Fisketorget), donde se pueden degustar algunas tapas (se escucha mucho español, entre los empleados) y también subimos a l monte Fløyen  para disfrutar de sus vistas panorámicas. Ascendemos a bordo del funicular (fløibanen). Con tiempo suficiente, Bergen también ofrece una agitada vida nocturna.


Día gris en Bergen
Bergen
Mirador de Bergen
Por la tarde recorremos el tramo que nos lleva hasta nuestra próxima parada de descanso: Gudvangen. Poco antes de llegar a Gudvangen, nos desviamos para recorrer las curvas de la mítica carretera Stalheimskleiva.
Cascada en Stalheimsklevia
Camping de Gudvangen
Gudvangen
DÍA 5
Fiordo Naeroy
Antes de dejar atrás Gudvangen, conducimos hasta el final del tramo de carretera junto al fiordo de Naeroy, el más estrecho del mundo; ojo, esta carretera es frecuentada por caballos salvajes.
Naerofjord
Barco en el Fiordo  Naeroy

Carretera del tren de Flåm
Una de las atracciones turísticas es recorrer las montañas a bordo del tren de Flåm hasta Myrdal. Nosotros hicimos un tramo en coche, hasta donde pudimos.

A pocos kilómetros de Flåm está el túnel de Laerdal, el más largo del mundo. Hay tramos del túnel con una iluminación colorida, más propia de las auroras boreale, rompiendo la monotonía de conducir durante tantos kilómetros bajo tierra.

Si uno tiene tiempo suficiente puede optar por recorrer la vieja carretera 243, también incluida en lista de las carreteras escénicas. Ojo, esta carretera puede quedar cerrada a partir del mes de octubre.
Ruta del tren de Flåm
Túnel de Laerdal, el más largo del mundo

Carretera escénica  de Sognefjellet
Cruzamos en ferry hasta Mannheller. Desde Gaupne hasta Lom recorremos la carretera de Sognefjellet (1ª carretera turística del país), que viaja junto al Parque nacional de Jotunheim. Hacemos una pequeña parada para visitar el pueblo de Gaupne, a partir de esta localidad, el fiordo de Lustra también ofrece bonitas estampas. 
Fiordo de Lustra

Lustrafjorden
Dejando el valle atrás.
Hay un antes y un después de Gaupne, si hasta aquí Noruega nos estaba gustando, a partir de este momento nos va a enamorar. Los paisajes mejoran considerablemente, el verde primaveral desaparece por momentos y nos encontramos una fotografía más alpina.


Una carretera de cuento

Carretera de Sognefjellet
La carretera va tomando cierta elevación y pasa junto al Galdhopiggen, el pico más alto del país, durante la época invernal esta carretera se abre entre bloques de hielo a los costados. El atardecer nos sorprende unas postales con unos sorprendentes tonalidades de colores

Carretera de Sognefjellet
Bordeando los glaciares
Camino de Geiranger
DÍA 6
Geiranger. Amanece
Geiranger es nuestro enclave favorito en la ruta. De poder pasar más tiempo por el país, recomendamos alargar algún día más la estancia en este bello pueblo para disfrutar de su entorno. Cerca de aquí se pueden realizar múltiples rutas de senderismo. Al final de este artículo puedes encontrar algunas imágenes con propuestas de itinerarios.

Hoy tenemos una ruta circular que con una actividad de sendermismo incluida, la caminata hasta el glaciar Brikdalsbreen, uno de los brazos más salvajes del glaciar Jostedalsbreen. Desandamos parte del camino para recorrer la carretera escénica 258 Srrynefjellet. Muy cerca de la cabaña donde nos alojamos está el mirador de Flydalsjuvet, que será nuestra primera parada. A continuación nos volvemos a desviar para disfrutar del espectacular mirador de Dalsnibba, a unos 1500 m de altitud. Impresionan tanto las vistas del vacío , con el fondo de Geiranger y otros monumentos naturales, así como las espectaculares silueta de de las carretera entre las montañas. El descenso de Dalsnibba nos lleva de vuelta al valle donde se forman pequeñas lagunas espolvoreadas a un lado y a otro de la carretera producto del deshielo.
Vistas del fiordo de Geiranger desde la cabaña


Mirador de Flydalsjuvet
Carretera de Dalsnibba
Cerquita del desvío donde inicaremos la carretera escénica 258 nos encontramos con los restos de una avión estrellado en 1940. Quiso el destino que dos soldados, un alemán y un británico, (sobrevolando Grotli, sí, en la Noruega en disputa) intercambiaran unas ráfagas de fuego, derivando en un aterrizaje forzoso del pájaro nazi sobre el lago Heilstuguvatnet. El británico inició el retorno hacia su base pero un problema repentino en el motor de obligó a aterrizar en el lago vecino de Breidalsvatnet, lo que sucedió desde ese momento hasta el final de sus vidas llevó su historia al cine "into the white"
Réplica del avión alemán
Lago Breidalsvatnet 
La carretera escénica de Gamle Strynefjellsvegen (fjellsvegen = carretera de montaña) transcurre junto a montañas nevadas, escasa vegetación y mucha, mucha agua, la tentación de detenerse una y otra vez no cesará durante todo el trramo.
Gamle Strynefjellsvegen
Carretera de montaña de Stryn
Strynefjellsvegen
Al llegar a Stryn nos desviamos para visitar el glaciar de Brikdalsbreen, ubicado en la parte más adentrada del precioso valle Oldedalen, a unos 20 kms de Olden. Después de caminar hasta los pies del glaciar, todo lo que nos queda de día nos sabe a poco. Se puede completar la jornada con una visita al Museo Glacial de Fjaerland, seguramente la opcíon más acertada. Nosotros, en cambio, optamos por completar la ruta circular pasando por Hellesylt, adonde viajaremos el día siguiente en barco. Esta parte final del día se nos hace un poco pesada y con menos atractivos, además, incluye dos pasos en ferry. No la recomendamos.
Ascendiendo el glaciar Brikdalsbreen
Brikdalsbreen
DÍA 7
Geiranger - Andalness - Oslo
Es el último día, pero las sorpresas no han terminado. Por más que día a día nuestras bocas esbozen sorpresas, no terminamos de inmunizarnos. Empezamos la jornada disfrutando de un paseo en barco por uno de los fiordos más turísticos del país, el de Geiranger, para ello tomamos el ferry regular que conecta Geiranger con Hellesylt, y hacemos la ida y la vuelta en el mismo barco.

Cascada de las siete hermanas (Syv Sostre) en Geiranger
Ferry turístico en el Fiordo de Geiranger
Recorriendo el fiordo de Geiranger
A la vuelta, retomamos la conducción y viajamos dirección norte. Al poco de salir de Geiranger pasamos por la carretera del águila, que posee unas espléndidas vistas del fiordo de Geiranger.


Más adelante nos encontraremos con las increíbles 11 curvas de la carretera de los trolls (Trollstigen) que unen  Stigrora con IsterdalenAlterna tramos esculpidos en la montaña con otros reforzados con muros de piedra. Nosotros nos encontramos (y supongo que es algo habitual) con esquiadores descendiendo la carretera en patinete, a modo de entrenamiento. Esta carretera abre  únicamente durante los meses más calurosos.
En Andalness, ubicada junto al fiordo Romsdalsfjorden, decidimos comenzar el retorno hacia Oslo.Una vez más, para aquellos que viajen con más tiempo, desde aquí se puede realizar el ferrocarril Raumabanen, ida y vuelta hasta Bjroli, en bonito entorno montañoso. Nosotros haremos el tramo por carretera.
Fiorodo de Geiranger desde la carretera del águila
Fiordo de Geiranger
Trollstigen
El último día, después de comer decidimos ya empezar el regreso, llegamos a Oslo de madrugada. Y aquí concluye el relato de viaje por este encantador país nórdico. Si quieres leer otras propuestas de viaje en coche por Europa, pulsa en este enlace.

RUTAS DE SENDERISMO EN GEIRANGER


 


Senderismo en Geiranger



0 comentarios:

Publicar un comentario

Si tu comentario no aparece, prueba desde otro navegador por favor. En ocasiones el navegador Google Chrome da problemas. Gracias.