Siquijor, Filipinas. Guía de viaje.




Siquijor, que un día fue descrita por los españoles como "la tierra del fuego" (por la cantidad de luciérnagas que la iluminaban cada noche) goza de un encuadre geográfico ideal que la protege de las desavenencias naturales; resguardada por sus islas vecinas: Bohol, Cebú y  Negros.

¿Por qué Siquijor?
Probablemente esta no sea la isla con los paisajes más espectacualares ni las playas más paradisíacas sin embargo aquí, como en ningún otro sitio, encontrarás un remanso de paz y tranquilidad, disfrutando de calas recónditas, conociendo la cercanía de su gente y nadando en solitario en piscinas naturales. La isla es muy pequeña, dar la vuelta en moto a través carretera perimetral no lleva más de unas horas, y circular por ella es muy reconfortante, apenas hay tráfico. Si el tráfico y el ruido están ausentes en esta isla también lo está el tabaco. Algunos de sus municipios, como la misma municipalidad de Siquijor y sus barrios, tienen prohibido fumar en sus calles. Alrededor del municipio de Siquijor se encuentran las mejores playas. La isla de Siquijor compensa con creces, si llegaste dudas a la hora de escoger este destino, probablemente te marcharás deseando haberte quedado más tiempo.
Cuántos días quedarse 
Nosotros nos quedamos cuatro días en la isla, sin duda, éste es uno de esos destinos que te llenan mucho más por como te sientes allí que por su belleza en sí, que también la tiene. Para los que lleven una agenda más apretada, un par de días en la isla puede ser suficiente. 

Qué hacer en Siquijor
Desde la costa  se puede explorar el interior de la isla atajando de norte a sur o de este a oeste  o simplemente dejándose perder... pura vegetación donde los cocoteros se mezclan con arrozales y maizales; las  vistas panorámicas se alternan con recónditos poblados y esto da pie a lo mejor de todo: sumergirse en la vida local, dejarse llevar y disfrutar del ritmo relajado que se practica en esta burbuja. Todo funciona al estilo tradicional: la pesca, la ganadería, la agricultura, el transporte... pero también los juegos de los niños, el respeto, el vínculo familiar, el estilo de vida despreocupado, las recetas de cocina...


Escuela e iglesia de Lazi
El primer día caminamos hasta Paliton Beach, realmente son dos calas pequeñas y una playa de mediana extensión a la que llegan barcos de pescadores (da para mediodía). Para llegar hasta Paliton desde la población de San Juan o la de Siquijor necesitarás un triciclo. No esperes ninguna playa tipo caribe ni mediterránea, aunque, si el viento acompaña, puedes encontrar algún rincón con agua cristalina, eso sí, en la época que nosotros estuvimos no había nadie más en la playa, así que, si tienes suerte, podrás sentirte en una isla desierta. Al llegar hay un gran cartel en el que avisan de diferentes multas por hacer distintas actividades acuáticas. También están construyendo un pequeño hotel en la misma orilla (año 2015, en 2018 debe estar ya construido). Se llega desde un camino de tierra que parte de la carretera general. Si se continúa andando se puede llegar a una pequeña playa donde compartir un rato con pescadores.





Iglesia en barangay de Siquijor

RUTAS EN MOTO
Nosotros realizamos dos rutas en moto por la isla, una principalmente a lo largo de la costa, y otra más por el interior. El precio de alquiler de la moto de por 24 horas es de 350P, negociables si se va a coger dos días o más. Alquilamos la moto en el pueblo de Siquijor y nos la trajeron directamente a nuestro alojamiento.
COSTA
La ruta de la costa nos llevó desde San Juan hasta la playa de Salagdoong, que no recomendamos, y además es de pago. Tal vez sea la playa más famosa de la isla pero esta sobrevalorada, de hecho, no hay una playa tal cual sino un pequeño cortado con un tobogán en malas condiciones. Recorrimos todas las playas y calas de interés y, ciertamente, ninguna es paradisíaca, pero tienen su punto, especialmente porque están desiertas en verano como Kagusuan Beach, en el extremo sureste de la isla (por cierto, al inicio del camino que llega hasta la cala hay una casa. Se recomienda dejar ahí la moto y hacer los últimos metros a pie ya que se han dado casos de robos en motos aparcadas en el aparcamiento de la playa). Es bastante probable que no puedas tan siquiera darte un baño debido al oleaje. En el recorrido de la costa también se pasa por el árbol de Balete, que se ve sin tener que pagar el acceso. 
Solangaddon Beach
Uno de los puntos de interés es la localidad de Lazi, donde nos detuvimos a dar un paseo por su mercado que queda en la parte baja de la carretera y la iglesia y la escuela, que quedan en la parte alta, desviándose en la curva que hace la carretera principal. Sin duda, uno de los mejores atractivos de esta ruta son las cascadas y los baños que se pueden hacer en ellas, tanto las de Lugnasson (menos conocidas, pero tal vez por eso con más encanto) como Cambugahay, donde debes explorar toda la zona ya que mucha gente se únicamente visita la primara poza y se pierde todas las que quedan caminando en sentido inverso al curso del río. En ambos casos es altamente recomendable llegar relativamente temprano (9-10)  para poder disfrutar de un baño en solitario.
Lugnasson falls
Cascadas Cambugahay

INTERIOR
La ruta por el interior nos llevó desde San Juan a Siquijor en primera instancia para dirigirnos después a Cantabon, ascendiendo todo el tiempo hasta llegar al punto más alto de la isla, donde hay un mirador (las vistas no son muy buenas, no hace falta ir) Cruzamos el Bandilaan national park. El recorrido por el interior atraviesa pequeñas localidades donde se puede contemplar la vida tranquila de los lugareños que se sorprenden tanto o más que uno mismo ante nuestra presencia. La verdad  que es toda una experiencia perderse por diferentes caminos. Destacaría en toda la ruta la carretera que une las localidades costeras de Larena y María por el interior, donde se pueden disfrutar de maravillosas vistas de arrozales. Las playas de la zona norte de la isla no son tan favorables para el baño aunque al norte de María, en la carretera que va desde Olang a Tulapos hay algunas zonas buenas para el baño.
Vistas desde el interior de la isla
Salir de Siquijor
Para salir del puerto de Siquijor, el precio que van a pedir por un  triciclo desde el puerto de Siquijor hasta San Juan 250 P. Si caminas cinco minutos y llegas al mercado pasarás hay una "terminal" de triciclos (una fila de ellos) que cobran un precio fijo de 25 pesos / persona, hasta un máximo de seis personas. Si no deseas compartir tendrás que pagar 150. Bajar el precio a 100 es muy fácil tanto con ellos como a los que quedan fuera de la parada. Nosotros pagamos 60 por ir hasta “The Bruce”, 2 kms antes de llegar a San Juan. A la vuelta lo hicimos por 80 P. Desde el alojamiento en The Bruce hasta San Juan 10 P el trayecto.
¿Cómo  ir desde Siquijor a Cebú?
Hicimos el trayecto Siquijor - Cebú (9:00-16:15h). Lo explicamos paso a paso:
Para salir de la isla, desde Siquijor hasta Dumaguete hay varios ferries (GL, Montenegro, Ocean Jet). Diferentes precios y duración dependiendo de la compañía (entre 50 minutos y una hora y media aproximadamente). Con seguridad hay a las 9, 10 y 12.
Primero: Siquijor - Dumaguete 9am (1h 20m) GL Shipping 130P + 24 tasas portuarias. (Hay más opciones) En el puerto de Dumaguete se puede coger un triciclo hasta Sibulan Pier por 120P. Más económico: sal del puerto y coge un triciclo hasta el terminal del mercado 8p/persona (5 minutos). Desde el terminal sube a un multicab (pequeña furgoneta amarilla) 11p/persona (10-15 minutos)
Una vez en el puerto de Sibulan, para llegar hasta Lilo-an, en la isla de Cebú, hay dos opciones: Pumpboat (barco pequeño) y Fast Boat. Muchos horarios y con frecuencia. Por ejemplo, a las 11.30 sale el primero y a las 12 el segundo. Precio pumpboat 35P + 10 tasas.
Al llegar a Lilo-an se pagan 2P de tasas de nuevo y se coge un triciclo (10P/persona) que tarda tres minutos hasta la carretera principal para coger el bus (167.5 P) a/c. Salen con mucha frecuencia. 4 horas (sin parada de descanso).
La carretera, que transcurre siempre por la costa, es bastante entretenida, atraviesa diferentes poblaciones donde se puede disfrutar, por momentos, de la arquitectura colonial. La parte más fea del viaje tal vez sea la entrada a Cebú, mezcla chabolas y grandes edificios sin alma. Por cierto, nos sorprendió la cantidad de gente que hay pidiendo dinero en Cebú. Únicamente ahí y en Manila lo hemos presenciado.


Copyright © Todos los Derechos Reservados             lemundoisnostro@blogspot.com.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

También puedes escribir directamente a alfonsoaguilas@hotmail.com